L’Image. Un experimento frustrado.

20 enero 2010 at 22:00 (Ilustración, Literatura, Publicidad)

El 29 de Julio de 1881 se promulgaba en Francia la ley sobre la libertad de prensa que serviría de modelo para toda Europa, permitiendo además que se iniciase un diluvio de publicaciones que hasta entonces o habían sido perseguidas por la policía censora dentro de la clandestinidad, o ni siquiera existían.

La prensa ilustrada se dedicaría en primer lugar a analizar la crisis económica en el mundo, especialmente grave a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.  La demanda social estaba en ese momento por encima de la innovación técnica.

La aparición del color será una revolución, todos los logros asociados al mundo de la prensa, la aplicación en su difusión, significarán una reconversión intelectual que se traducirá en nuevas corrientes de pensamiento.

Entre 1880 y 1900, además de las muy numerosas publicaciones de género político o satírico, se sucederán otras que pretenden difundir la historia del arte, como Le Japon artistique (1888-1891), o periódicos literarios ilustrados como Les Lettres et les arts (1886-1889), o como L’Image (1896-1897).

Estas revistas serán las primeras que promocionarán los cabaret artísticos de Montmartre, e incluso alguno de ellos como el  Cabaret du Chat Noir (1881-1889),  fundaría su propia revista. No cabe duda de la importancia de estas publicaciones para el emergente centro literario y artístico de aquel barrio parisino donde las vanguardias artísticas realizarían sus experimentos.

La revista L’Image fue fundada por la Corporación francesa de grabadores en madera. Estaba destinada a promover el arte del grabado y suscitar así una renovación en el mundo editorial que evitase la pérdida de esta artesanía en favor de otros medios mecánicos más industrializados. Se publicaría muy brevemente en la ciudad de París desde diciembre de 1896 hasta noviembre de 1897.

Jeune femme gravant

Grandes grabadores como Clément Bellanger, los hermanos Florian, Eugène Dété, Henri Paillard, Lucien Pissarro, Auguste Rodin, Henri Rivière, Félix Vallotton, realizarán los 12 números de L’Image de la mano de autores literarios como Maurice Barrès, J.-K. Huysmans, Stéphane Mallarmé, Émile Zola, Léon Blum, Anatole France, Rémy de Gourmont o Marcel Proust entre otros.

Cada número de treinta páginas de L’Image se caracterizaba por la utilización de los códigos tipográficos e iconográficos de la época para dar a conocer contenidos artísticos y literarios. Se sugería la herencia de la revista con la prensa por su parecido formato aunque el material utilizado era de mucha más calidad. También estaba muy cercana al libro, el álbum o el portafolio de estampas. Esta revista se situaba entre la librería y la galería de arte mostrando también afiches, partituras y anuncios sobre el mundo del teatro y la escena.

L’Image recogería, aunque fuera por poco tiempo,  las tendencias de los movimientos estéticos y literarios, sirviendo a éstos de instrumento de publicación y de divulgación, aunque ésta se podría considerar algo elitista por lo reducido de su tirada (150 suscripciones).

Sus doce números están repletos de bellos diseños, destacando sus portadas, todas realizadas por artistas de aquella época.

  1. Diciembre 1896. Portada de Alfons Mucha.
  2. Enero 1897. Portada: composición tipográfica de Georges Auriol.
  3. Febrero 1897. Portada de  Georges de Feure.
  4. Marzo 1897. Portada de Gaston Darbour.
  5. Abril 1897. Portada de Maurice Pillard-Verneuil.
  6. Mayo 1897. Portada de Drogue.
  7. Junio 1897. Portada de Henri Bellery-Desfontaines.
  8. Julio 1897. Portada de Paul Berthon.
  9. Agosto 1897. Portada de Victor Prouvé.
  10. Septiembre 1897. Portada de Belleville.
  11. Octubre 1897. Portada de Toulouse-Lautrec, grabada por Vibert.
  12. Noviembre 1897. Portada de Marcel Lenoir.

Sus planchas originales se encuentran en Francia Paris – Bibliothèque des Arts Décoratifs



Fuentes documentales utilizadas:

Pascale Hummel, “Au nom de l’image: les revues de 1880 à 1920

3 comentarios

  1. Manuel Márquez said,

    Como de costumbre, qué maravilla de trabajo de recopilación y explicación, compa Jesús Ángel; materiales de este tipo, que denotan formas artísticas reposadas y que se deleitan en el proceso creativo, me temo que son poco factibles en estos tiempos acelerados que vivimos, así que muy bien está el rescatarlas.

    Un fuerte abrazo y buen día.

  2. Andrés said,

    Pues qué pena la brevedad de la revista ¿qué les paso? Me encanta esta forma de arte, me parece que es, o está muy relacionado con lo que llaman “art nouveu” ¿no? Para mi, tiene un magia particular, es como muy romántico.

  3. Jesús Angel said,

    Qué tal amigos Andrés y Manuel.
    Aquella revista desapareció finalmetne por que no se podía evitar que las nuevas tecnologías (de aquella época) dejasen a un lado una labor tan artesana como la de los grabadores. Hubo intentos posteriores de relanzarla y otras revistas que siguieron su camino pero con otros métodos de impresión, etc. pero el convulso siglo XX, la I Guerra Mundial principalmente, daría al traste con el tema.

    Como bien dices Manuel, despues de este experimento ya no habría sitio para la creatividad reposada, los tiempos se volvieron demasiado peligrosos.

    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: