Al frenético ritmo de Jim Flora

23 febrero 2010 at 22:00 (Ilustración, Música)

El ilustrador Jim Flora (1914-1998) marcó su ritmo endiablado en multitud de portadas de discos de jazz editados por Columbia Records y por RCA Victor durante los años 40 y 50.

Aunque su obra no es muy conocida por el gran público, muchos amantes del Jazz, coleccionistas de viejos discos, coleccionistas de vintage, nos ayudan con su testimonio y sus adquisiciones para que descubramos y consideremos a Flora como uno de los más importantes ilustradores y diseñadores del siglo XX,  con un prolífico trabajo que se puede constatar en campos tan diversos como la publicidad, las publicaciones periódicas, los discos de jazz o los cuentos infantiles.

Nació en Bellefontaine, una pequeña ciudad del estado de Ohio, en 1914. Desde niño fue muy aficionado a la música y al dibujo.  Vivió los difíciles años de la Gran Depresión en Boston y finalmente, en 1934 se trasladó a Cincinnati, para estudiar arte en la Art Academy.

En esta etapa de su vida, conocería a Robert Lowry con quien fundaría la modesta revista Little Man Press, una publicación literaria donde Flora desarrollará su talento artístico realizando dibujos, tallando tipografías en madera, y desarrollando todo tipo de labores creativas supliendo las carencias materiales con imaginación. Jim recordaba en una entrevista de 1990 aquellos años: “Como sólo teníamos un juego de tipos, íbamos haciendo las páginas enfrentando la primera con la última, la segunda con la penúltima… Al final, si lo habíamos hecho bien, teníamos que encontrarnos en el centro del pliego. Si no, rellenaba los huecos con dibujos míos“.

En Cincinnati, comenzó a trabajar para la empresa Procter & Gamble realizando folletos y anuncios publicitarios para los puntos de venta.

Gran aficionado al jazz, pensó que los diseños de portadas con que el sello Columbia estaba reeditando sus grabaciones de 78 rpm eran bastante mediocres y que sus dibujos encajarían mejor y atraerían más la atención del público, aumentando por consiguiente las ventas.   Dio a conocer su idea y su trabajo a uno de los directivos de la Columbia en Nueva York, Alex Steinweiss. No tardó en incorporarse en el departamento de música popular y jazz de aquella compañía.

Esto le permitió desarrollar un trabajo más atractivo. Además de recibir los discos de sus músicos favoritos desde la fábrica antes de que salieran a la venta, se podía permitir  incluso asistir a algunas de las sesiones de grabación portando su block de bocetos como salvoconducto.

Jim Flora conseguiría una gran libertad creativa en el sello Columbia y lo recordaría posteriormente con estas palabras: “La gente de hoy en día no podrían hacer lo que hicimos entonces. Hay mucho cuento a propósito de las cubiertas de los álbumes y de cómo deberían hacerse. Todo el mundo opina. En aquella época, casi todo lo que hacíamos era aceptado“.

Llegará dentro del sello discográfico a los cargos de director de arte, gerente de publicidad, gerente de promoción y ventas. Unos trabajos alejados de su pasión artística y con una agenda repleta de reuniones donde no se hablaba ni de música ni de arte, sino de ventas, balances y estrategias empresariales. Finalmente abandonará la Columbia, trasladándose a México con su familia hasta 1959.

Después de esta fecha trabajaría para el sello discográfico RCA-Victor, como ilustrador de portadas, compaginando dicho trabajo con la realización de ilustraciones para docenas de  publicaciones (Fortune, New York Times o Look…) y para algunos libros infantiles.

Este maestro de la ilustración tiene un estilo divertido, diabólico y algo alucinado. Muy rítmico y lúdico.

Sus obras están llenas de vitalidad y colorido. Criaturas extrañamente serpenteantes, yuxtapuestas en medio de torres de palillos retorcidos. Trombones que se aferran a las manos como si fueran nudos de estibador.

Una energía estridente donde se proyecta armonía y equilibrio. Un caos ordenado donde leyendas, como Sinatra, Benny Goodman, Louis Armstrong o Gene Krupa, se verían retratados de forma descabellada con sus rostros verdes y morados.

Pero no todos los diseños de Jim Flora fueron tan desenfrenados como los que realizó para los sellos discográficos mencionados, también hizo maravillosas incursiones en la ilustración de cuentos infantiles, entre los que podemos destacar The Day the Cow Sneezed (1957), Kangaroo for Christmas (1962), The Great Green Turkey Creek Monster (1976), y Grandpa’s Ghost Stories (1978).

Algunas entradas muy interesantes relativas a la vida y obra de Jim Flora podéis encontrarlas a continuación:

La página Oficial de Jim Flora contiene galerías y enlaces muy interesantes.

Jim Flora Art, página oficial muy completa, montada por la familia Flora y donde se pueden comprar también algunos de sus trabajos originales y reproducciones de serie limitada.

Más portadas de Jim Flora, información de los discos y enlaces para comprarlos.

Un artículo muy completo de Ward Jankins acerca del cuento The Day the Cow Sneezed.

Dos libros acerca de su obra totalmente recomendables:

9 comentarios

  1. Peter said,

    Impresionante tu blog, acabo de descubrirlo y me encanta, sobre todo la ilustracion americana de los ’50 . Saludos y mi enhorabuena por el blog.

  2. Andrés said,

    Tenía un estilo peculiar, pero muy divertido. Seguro que disfrutó mucho trabajando con los medios que disponía.

    Leyendo lo que decías que en 1959 se mudó a México, noto como una especie de estilo gráfico parecido o muy referenciado a otras ilustraciones mexicanas.

  3. Jesús Angel said,

    Hola Andrés.
    Sí que hay algunas ilustraciones que recuerdan a algunos pintores mejicanos. Entre sus influencias reconocidas figuran precisamente las de los muralistas mejicanos, en especial la de Diego Rivera.
    Saludos.

  4. Enlaces interesantes de mi blogroll (C) - Mi ventana said,

    […] Al frenético ritmo de Jim Flora […]

  5. Bitacoras.com said,

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El ilustrador Jim Flora (1914-1998) marcó su ritmo endiablado en multitud de portadas de discos de jazz editados por Columbia Records y por RCA Victor durante los años 40 y 50. Aunque su obra no es muy conocida por el gran ……

  6. SHE! said,

    Muy buen material!
    Los colores increibles, para esos años.
    qUE GANAS DE TENERLOS A TODOS EN UNA PAREDDDDD.

  7. Dibujando en la irrealidad II « El jergón de Long John Silver. said,

    […] El cartel en cuestión es una mezcla de inspiraciones y elementos copiados a artistas de épocas diferentes. Desde un cartel anunciador del Amanecer de F. W. Murnau, obra que tengo a mi cabecera  como referencia cinematográfica indispensable, pasando por los bailarines de una portada de disco de Jazz del sello Columbia, ejecutada con su estilo característico por otro maestro, Jim Flora. […]

  8. Jim Flora un grande de la Ilustración | said,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: