Edgar y Roger, un coctel sangriento

30 marzo 2010 at 22:00 (Cine, Erotismo, Ilustración, Literatura, Mis Mitos del Cine, Novela, Relatos, Terror)

No espero ni pido que alguien crea en el extraño aunque simple relato que me dispongo a escribir. Loco estaría si lo esperara, cuando mis sentidos rechazan su propia evidencia.”

Estas palabras de confesión desesperada en la víspera de su ejecución proceden del relato “El gato negro” de Edgar Allan Poe, pero bien podrían referirse a la propia vida de un artesano industrial, buen conocedor de su oficio, que realizó lo impensable en aquel Hollywood a lo largo de su carrera cinematográfica. Hizo lo que otros no podían creer rechazándolo por imposible. Su autobiografía, publicada en 1990, lo resume bien en su título: How I Made a Hundred Movies in Hollywood and Never Lost a Dime (Como realicé un centenar de películas y nunca perdí un centavo).

Roger Corman, licenciado en ingeniería, en las especialidades de física y termodinámica, pronto se incorporaría a la industria de Hollywood, atraído por la magia del cine. De recadero para la 20th Century Fox pasaría a lector de guiones, luego a guionista, productor y director de películas de muy bajo presupuesto.

Creó un eficaz equipo de técnicos y actores que le permitía rodar hasta setenta y ocho planos diarios. Por ejemplo, en 1956, produce y dirige diez largometrajes en menos de diez días cada uno, con un coste medio de sesenta y cinco mil dólares, consiguiendo beneficios con todos ellos.

Entre 1960 y 1964, Corman dirigirá siete títulos basados en relatos de Edgar Allan Poe, por los que sería más conocido. Estas adaptaciones prometían una intención de poner en marcha producciones más ambiciosas de las que eran habituales en el seno del modesto estudio para el que trabajaba, la American International Pictures (A.I.P.), utilizando para ello más presupuesto, el color, el formato scope.

Estos títulos son: El hundimiento de la casa Usher (House of Usher, 1960), El péndulo de la muerte (The Pit and the Pendulum, 1961), La obsesión (The Premature Burial, 1962), Historias de terror (Tales of Terror, 1962), El cuervo (The Raven, 1963),  La máscara de la muerte roja (The Masque of the Red Death, 1964) y La tumba de Ligeia (The Tomb of Ligeia, 1964).

Para el rodaje de estos filmes no dudaría en aplicar sus métodos bien engrasados. Así,  El hundimiento de la casa Usher se rodaría en quince días por doscientos mil dólares y  La máscara de la muerte roja se realizaría en cinco semanas por algo más de un millón de dólares de la época.

Para dirigir estas historias, Corman tendría que ingeniárselas para vencer a los dos principales problemas a los que un director de cine debe enfrentarse a la hora de poner en la pantalla la obra de Poe. En primer lugar la brevedad de las historias y en segundo lugar su desarrollo en forma de monólogo, fruto de la narración en primera persona que solía utilizar el genio atormentado de Boston.

Pero Roger Corman tenía soluciones para todo. El primer problema lo salvaron  utilizando los relatos de Poe como clímax construyendo alrededor los actos que hicieran falta intentando ser lo más fiel posible al autor pero incorporando personajes secundarios que permitieran alargar la historia. Con esto se aseguraban alcanzar los 80 minutos reglamentarios de duración que se necesitaba para la exhibición en una sala cinematográfica. El segundo problema se resolvía apoyado en la premisa anterior. Los monólogos terribles y a menudo ambiguos de los personajes de Poe, se transformaban en diálogos a repartir entre los figurantes de la trama.

De esta manera y con esos métodos, Corman elude la visión subjetiva y ambigua de Poe a favor de una presentación argumental objetiva, basada en los hechos y estructurada a través del diálogo.

Ni Corman ni sus guionistas (Richard Matheson, Charles Beaumont, Ray Russell, R. Wright Campbell o  Robert Towne) tuvieron mucho interés en ser verdaderamente fieles a la letra de Poe aunque retrataron perfectamente el ambiente escalofriante descrito por el autor decimonónico, utilizando con certeza algunos de sus más populares golpes de efecto: muertas buscando venganza, mazmorras y oscuras mansiones, demoníacos instrumentos de tortura, gatos negros, personajes dementes y/o atormentados.

Corman no ocultó en ningún momento que una de las razones que le llevaron a adaptar la obra de Poe, aparte de la fascinación que sentía por ella, fue que sus cuentos eran de dominio público y no había que pagar derechos de autor. No cabe duda que siempre estaba preocupado por la rentabilidad en taquilla  y que Poe le inspiraba la creación de unos productos de fácil consumo para un público objetivo ávido de terrores.

Para perpetrar este coctel sangriento de filmes, Corman no dudaría en reclutar para su causa a emblemáticos actores del cine clásico de terror y suspense como Boris Karloff, Peter Lorre, Vicent Price, Ray Milland o Basil Rathbone.

Todos ellos interpretarían  personajes al más puro estilo Poe. Personajes atormentados unas veces, maniáticos otras, fríos y calculadores a veces, dementes muchas.

Si bien la literatura de Edgar Allan Poe no se prodiga por grandes dosis de carnalidad femenina y la presencia de la mujer no parece necesaria en muchos de los relatos o aparece como la materialización de cierto modelo de belleza romántica, el cine de Corman no tendrá reparos en proporcionar esas porciones carnales necesarias para facilitar la distribución de los filmes.

Así encontramos a actrices que, en el celuloide, transforman en carne los modelos idealizados y las lánguidas heroínas de Poe. Vengativas casi todas, frías, calculadoras y manipuladoras en busca de un objetivo nada ideal y sí muy tangible muchas otras, se incorporarán a esta serie de títulos una serie de hembras rotundas para animar a los apáticos y nada erotizados protagonistas y de paso reforzar así la carga sexual de los relatos.

Las actrices que se encargarán de esta grata tarea serán entre otras Myrna Fahey, Barbara Steele, Debra Paget, Jane Asher o Elizabeth Shepherd.

Una vez que Corman abandonó el universo de Poe, el estudio AIP siguió exprimiéndole jugo al escritor, hasta el punto de convertirlo en una especie de marca comercial que se colocaba delante del título del film. Surgen de esta manera algunos títulos con una relación con la obra de Poe ligera o incluso nula. En muchos casos esta relación se limita a la inclusión de una cita literal para iniciar o clausurar el film o a la utilización de algún título tomado de sus relatos. Entre todos esos filmes podemos mencionar  The Haunted Palace, dirigida por el propio Roger Corman, que toma su título de un poema incluido en “La caída de la casa Usher”, pero cuyo argumento realmente está basado en la obra de H. P. Lovecraft.

Al margen de estas siete adaptaciones, Corman dirigiría también en paralelo algunas otras películas con ambientes y temáticas muy parecidas. Así se podían aprovechar los decorados y materiales e incluso se aprovechaba a los actores. Entre estas obras podríamos destacar El terror (The Terror, 1962) o La torre de Londres (The Tower of London, 1962).

Fuentes documentales utilizadas:

Las sombras del Horror. Edgar Allan Poe en el cine. Capítulo de Roberto Cueto. Ed. Valdemar Intempestivas. 2009.
Enciclopedia de Cine de Terror. Planeta de Agostini. 1992.
Edgar Allan Poe. Cuentos /1. Traducción de Julio Cortázar. Alianza Editorial. 1978.
Diccionario Espasa de Cine. Augusto M. Torres. Ed. Espasa. 1996.

7 comentarios

  1. Andrés said,

    Qué ganas de ver estas pelis. No creo que me de tiempo, pero me encantaría hacerme unos días, unas sesiones de cine de este director.

    Ha estado muy bien conocer su historia y forma de trabajo, como siempre, un excelente artículo.

    Un abrazo.

  2. Espineli said,

    Es una lástima que por la tele sólo hechan las nuevas versiones de estas películas, me gustaría ver alguna, buscaré por torrente y en español a ver si encuentro alguna, cuando tenga algo de tiempo.

    Gran artículo, congratulations! ! 1 saludo.

    • Jesús Angel said,

      Gracias Espineli y Andrés. La verdad es que las pelis merecen la pena. Algunas son bastante divertidas. Las han echado alguna vez en la tele, pero hace tiempo. Por ahí si que andan y hay algunos packs de Roger Corman bastante interesantes.
      Cuando tengais tiempo disfrutarlas.
      Un abrazo.

  3. carlos_roda said,

    Pues el grandioso talento de un genio atormentado y el de un talentoso realizador de Hollywood dieron como resultado películas sobresalientes y clásicas del cine de terror gótico de serie B, como El péndulo de la muerte, La obsesión, Historias de terror, El cuervo, La máscara de la muerte roja o la Torre de Londres, que yo conozco y recuerdo haber visto hace ya muchos años gracias a mi querido padre, por su afición a este género y al Séptimo Arte en general.

    Me han encantado los carteles.

    Un abrazo Jesús!

    • Jesús Angel said,

      Que gran suerte Carlos el haberte empapado de 7º arte desde pequeño. la verdad es que Corman tiene algunas películas que son una pasada, para lo poco (relativamente claro) que se gastaba en ellas. A mi también me gustan bastante Bloody Mama y El barón rojo (los títulos originales difieren un poco). En cuanto a Poe que voy a decir, posiblemente sea una de mis mayores influencias a la hora de escribir. ¿Atormentado que es uno? No sé, pero no me cansa Poe. Ahora estoy en ciernes de dibujar una versión en cómic del barril de amontillado, ya veremos.
      ¡Un abrazo carlos!

  4. Bitacoras.com said,

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “No espero ni pido que alguien crea en el extraño aunque simple relato que me dispongo a escribir. Loco estaría si lo esperara, cuando mis sentidos rechazan su propia evidencia.” Estas palabras de confesión desesperada……

  5. Alberto said,

    Hace mucho que no veo estas películas. Has hecho que me muera de ganas por verlas de nuevo. Me encantan esos carteles.
    Genial entrada. Curradísima. ¡Haces que me averguence!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: