The Wild Bunch

13 mayo 2010 at 22:00 (Cine, Cine del Oeste, Drama, Mis Mitos del Cine)

A principios de 1969, después de ochenta y un días, terminó el rodaje principal de la película Grupo salvaje (The Wild Bunch). Todos los que participaron en el proyecto lo dieron todo en el rodaje de este western. Fue una experiencia larga y dificultosa a las órdenes del exigente Sam Peckinpah, pero todos se comprometieron hasta el final y a nadie pareció importarle.

El grupo de delincuentes protagonistas de esta película, denominado salvaje, feroz o violento, es totalmente anacrónico para la época en que se desarrolla la acción: 1913. Por esto, este grupo de inadaptados, de perdedores, está condenado a la extinción, a ir de fracaso en fracaso para acabar muertos violentamente como única salida, según su más noble forma de pensar, luchando contra las tropas del general Mapache (Emilio Fernández), personificación expresa de la violencia fascista.

La metáfora con la que abre el film, el escorpión atacado y devorado por las hormigas, que acaban también muriendo abrasadas por ese fuego fomentado por niños inocentes, que contemplan divertidos la escena, augura una historia dura, una historia sin ninguna concesión a la ternura ni a la piedad.

La canción de Las golondrinas, con la que el pueblo del delincuente idealista del grupo, Angel, despide al grupo salvaje, alude al último, violento y trágico itinerario de la banda:

¿Adónde irá, veloz y fatigada,
La golondrina que de aquí se va?
¿Adónde irá, buscando abrigo?
Y no lo encontrará.
Oh, cielo santo, y sin poder volar.

Con un guión original de Roy Sickner y Walon Green, modificado por Peckinpah a medida que avanzaba el rodaje, esta historia violenta no dejó indiferente a nadie.

En cuanto al reparto de Grupo Salvaje, Lee Marvin empezó a sonar para el papel de Pike Bishop.  El defensor del proyecto, Kenneth Hyman, le había producido en Los doce del patíbulo, así que optó por Marvin y Peckinpah estuvo de acuerdo. Marvin, en cambio, pensó que el proyecto se parecía demasiado a Los Profesionales, película que había hecho hacía dos años, y finalmente descarto su participación.

Esto defraudó a Peckinpah. Según recuerda el director: “A Lee le gustaba el proyecto y quería el papel de Pike. Verás, Lee y yo nos conocemos desde hace bastante tiempo. Los dos hemos vivido en Malibu y hemos derramado más whisky del que la gente normal puede llegar a beber. Al principio parecía que aquello iba a salir, pero entonces a Lee le ofrecieron un contrato de un puto millón de dólares para hacer La leyenda de la ciudad sin nombre, y él aceptó. Discutimos un poco aquel asunto, y podría decirse que nuestra relación se enfrió un poco”.

Finalmente William Holden, con papeles en su haber que lo abalaban como suficientemente duro, y el también bastante duro, Robert Ryan, entraron en el proyecto. “Con gente así, teníamos todas las de ganar”.

Peckinpah añadió a actores con los que ya había trabajado antes como L. Q. Jones, Strother Martin, Ben Johnson y Warren Oates, y aceptó un poco a regañadientes la inclusión de Ernst Borgnine por parte de Hyman. Posteriormente Peckinpah reconocería: “Ernie resultó ser una de las mejores personas con las que he trabajado”.

Técnicamente la película fue un alarde de medios, llegando a utilizarse hasta seis cámaras para rodar las secuencias de acción, unas a 24 fotogramas por segundo y otras a más velocidad. De esta manera se  facilitaba posteriormente la construcción de los efectos de cámara lenta en la fase de montaje. La fase de montaje tendría ocupados a Lou Lombardo y a Peckinpah dos meses adicionales después de la finalización del rodaje. Algunas escenas requirieron de muchas tomas debido a su enorme complejidad. Por ejemplo la masacre final, que se rodaría durante once días.

Lou Lombardo recuerda la fase de montaje y como desecharon un montón de material: “Cuando terminamos, el film duraba menos de dos horas y media con intermedio. Había 3.642 cortes en la película; más que ninguna otra película en color rodada hasta la fecha. Yo recordaba que Hitchcock, creo, había dicho una vez que, si quieres que una película sea realmente emocionante, tienes que meter muchos cortes. Una película normal no suele tener más de unos 600. Así que, según ese criterio, Grupo salvaje es la película más emocionante de la historia”.

El resultado fue una película grandiosa que obtuvo un éxito notorio. Los estallidos de violencia y la lírica presente en las escenas más tranquilas, afirman el gran talento de Sam Peckinpah y consiguen un western épico con abundantes significados. De todos ellos, me quedo con uno que sigue imperecedero en estos tiempos de amarga crisis: su sentido moral profundamente corrosivo con respecto a la ética oficial de la sociedad contemporánea, ya sea la americana o la del desgastado viejo continente.

Fuentes documentales utilizadas:

Sam Peckinpah. Vida Salvaje. Garner Simmons. Ed. T&B.
Diccionario del Western Clásico. Javier Coma. Ed. P & J.
La gran caravana del Western. Javier Coma. Alianza Editorial.
Cowboy Movie Posters. Bruce Herchenson.

Permalink 2 comentarios

Piezas de a Ocho (X)

8 mayo 2010 at 22:00 (¡Piezas de a Ocho!, Cine, Ilustración, Literatura, Música, Pintura, Teatro)

En este barco nos gusta darnos, de vez en cuando, un homenaje gastronómico. Incluso tumbados en el jergón y rodeados de perlas y otras piedras preciosas, nos deleitamos con las exquisiteces que nos prepara nuestro cocinero chino, que aunque tuerto y con pata de palo, tiene una mano para la cocina que no veas.

Y entre tantas delicatesen  finamente cocinadas vamos a empezar con una con sabor añejo.

Todo el mundo habrá podido comprobar mi gran admiración por Edgar Allan Poe a través de varios de los post que sobre él o su obra ya he publicado, desde su poema El cuervo (The Raven), pasando por la interpretación cinematográfica de algunas de sus historias.

Esta deliciosa primera pieza de a ocho consiste en un magnífico corto de animación de 1953 basado en el cuento “El corazón delator” (Tell Tale Heart) que también en esta ocasión tiene un narrador de lujo. Ni más ni menos que el actor  James Mason.

Es una producción de la UPA y fue el primer corto de animación clasificado como “X” (sólo adultos) en Gran Bretaña según el sistema de clasificación de censores de la época.  Todo un lujoso aperitivo para hacer boca.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

Como no podía ser menos, nos satisface deleitarnos contando historias mientras comemos. Las interpretamos como si volviéramos a vivirlas, recordando viejos tiempos y rememorando como conseguimos tal o cual pieza valiosa.

Esta pieza de ahora, llega de Argentina. Un amigo actor de allí, Sherman Torres, a raíz de leer en este jergón el artículo dedicado al hombre de las mil caras, me escribió indicando que estaban interpretando en el teatro Gargantúa de Buenos Aires, una obra basada en la vida de ese gran actor.

La obra se titula Mundomudo de Carlos Belloso y es un homenaje al actor estadounidense Lon Chaney. Al parecer ha tenido un gran éxito y nos encantaría que viniera a España un día de estos y que pudiéramos disfrutarla pronto por aquí.

La dificultad no es ser mudo, es no poder decir

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

Las exquisitas piezas siguientes son para disfrutarlas sosegadamente, mientras tomamos un trago de ron entre plato y plato y deleitamos nuestros restantes sentidos.

Recientemente se ha inaugurado una exposición de Maite Marina en el Metrópolis Café de Guadalajara, titulada Derivas gráficas.

La obra de Maite incide y excita nuestros sentidos visuales con diversos cuadros sugerentes realizados mediante varias técnicas artísticas entre las que destacan las serigrafías.

Una magnífica idea, si pasas por Guadalajara, es acercarse al Metrópolis Café, donde de paso, escucharás la mejor música que se pone en la ciudad, saborearás una buena cerveza, un quinto o un copazo directamente,  y a disfrutar también de esta exposición.

Mi amigo Carlos en su blog Mis Obsesiones, nos descubre a un ilustrador y dibujante madrileño a la antigua usanza: Alberto Cabornero.

A Alberto ya le conocía algo a través de su blog Mis galgas, yo y the ruby slippers pero estas ilustraciones y el descubrir su otro blog homónimo: Alberto Cabornero, más dedicado a su faceta de ilustrador, me ha traído recuerdos de otros tiempos y también más ganas de dibujar.  Muy recomendable.

Aprovecho este espacio para dorar un poco mi vanidad y de paso recordar un blog también muy interesante, donde numerosos artistas y poetas van publicando sus trabajos e inspiraciones.

El blog es Proyecto Placeres y recientemente han publicado un dibujo mío ilustrando un poema de mi amiga María José Vioque y que se titula Moscas.

Vanitas vanitatis et omnia vanitas.

Volviendo a los cortos de animación, descubrí éste, de un tema de Kid Koala, que nos transporta a Nueva Orleans y que tiene un fuerte sabor a jazz. De paso me descubrió a otro dibujante y animador con un estilo bastante interesante.

Este video fue realizado por el dibujante Monkmus para la canción  “Basin Street Blues” del álbum “Some Of My Best Friends are DJs

Apurando el último traguillo, una pieza de elegante fotografía. Recientemente he podido alucinar con unas fotos panorámicas de Toledo que recomiendo que visitéis aquí. Otros sitios están también disponibles. Cuidado con los mareos.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

Para finalizar este banquete de delicatesen, un postre acompañado de la mejor música.

En primer lugar un enjoyado recordatorio para Alex Chilton que recientemente nos abandonó en este planeta.

Alex Chilton es uno de los grandes músicos de culto de las últimas cuatro décadas en la escena del rock.  Siempre le recordaremos por su power-pop, tanto en solitario como en The Box Tops y, sobre todo, en los Big Star.

Me ha gustado mucho el artículo que ha dedicado el blog de Chuck Prophet a Alex Chilton, así que recomiendo su lectura y de paso la visita al blog de Chuck, otro muy buen rockero.

The Apples in stereo siguen girando y presentando su séptimo disco  de estudio, Travellers in Space and Time, realizado via Yep Roc / Simian / Elephant 6 Records.

Este video de la canción “Dance Floor” es muy colorido y futurista. Es su primer single  e incluye la participación de Elijah Wood

Peggy Sue son Katy Young y Rosa Slade, junto con el batería Olly Joyce.

Con su mezcla minimalista de tambores y percusión, guitarras acústicas y acordeón, hacen un tipo de power folk que la verdad, me gusta bastante.  Muy recomendable su disco: Fossils and Other Phantoms

Uno de los grupos más prometedores del Reino Unido.

Y acabamos con Paul Weller. Todo un veterano con una carrera sin precedentes, caracterizada por la constante experimentación musical.

Su nuevo álbum “Wake Up the Nación”  no deja de lado este afán investigador.

28 años después de la disolución de The Jam, el ex bajista Bruce Foxton colabora también en este último trabajo de Paul Weller, tocando en dos de las pistas.

El álbum también ve las contribuciones de My Bloody Valentine, Kevin Shields, Bev Bevan de ELO y el legendario batería de sesión Clem Cattini.


♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

Permalink 6 comentarios