Huê, explosión de color

29 junio 2010 at 22:00 (Arquitectura, Escultura, Fotos, Fotos JAO, Historia, Viajes) (, , , )

Se cuenta que el rey Nguyen Phúc Anh, futuro emperador Gia Long y uno de los últimos señores feudales Nguyen, extendió sus dominios por el país, hoy conocido como Vietnam, con la ayuda del misionero francés  Pigneau de Bébaine, obispo de Adran.

Aquel avispado misionero, vio la oportunidad de expandir la influencia de la iglesia católica y del imperio francés en la zona, prometiendo a Nguyen Ahn ayuda militar a cambio de derechos territoriales y comerciales en el país.

Francia nunca llegaría a materializar aquella ayuda prometida debido a los problemas que debía resolver en su propio territorio. Sin darse por vencido, el obispo recaudó fondos y reclutó a los soldados él mismo. El adiestramiento en técnicas militares occidentales resultó de un valor inestimable para Nguyen Phúc Anh y su ejército, lo que sin duda contribuiría a su victoria en 1801, año en que por fin sojuzgó a los Tay.

Aunque en gran parte Nguyen Anh debía su ascenso al trono a los franceses, no se fiaba en absoluto de las intenciones que éstos pudieran abrigar para su país, de modo que durante su reinado en la corte tuvo primacía la facción china confuciana frente a los misioneros católicos.

El reunificado y ahora llamado reino de Viet Nam se extendía desde la frontera con China hasta la península de Ca Mau, en la punta sur del país y la ciudad de Huê se convirtió en la nueva capital administrativa del país.

El absolutismo de la dinastía Nguyen se vio reflejado en la extraordinaria transformación de Huê, que se convirtió en la ciudad más hermosa de Vietnam.

Se construyeron exquisitos palacios, mausoleos, templos y pagodas, todos ellos en armonía con el orden cósmico. Además, los reyes Nguyen ensancharon las fronteras de Vietnam hacia Laos y Camboya, anexionándose zonas de ambos reinos en calidad de estados vasallos de su imperio en Vietnam.

Cuando el rey Nguyen Anh murió, los franceses y chinos se pelearon por el control del poder en Vietnam, y una vez más fue el bando conservador chino el que se alzó con la victoria.

Tras la coronación de Mien Tong como emperador con el nombre de Minh Mang, finalizó oficialmente la disputa entre China y Francia. La mayor parte de los seguidores de los franceses fueron degradados o ejecutados. Pero las misiones católicas habían intensificado su proselitismo por todo el país, lo que indujo a los chinos a adoptar rápidamente una política anticatólica.

Huê fue capital de Vietnam hasta 1945, cuando el emperador Bảo Đại abdicó y se estableció el gobierno comunista en la nueva capital al norte,  Hanoi.  Bảo Đại volvería con los colonialistas franceses en 1949 y fundaría su nueva capital en el sur, en Saigon (actual Ho Chi Minh).

Los conflictos religiosos, las facciones políticas y la intervención extranjera arrastrarían de nuevo a Vietnam a la guerra. Esta vez contra la colonización Francesa.

Durante la guerra de Vietnam, Huê estaba muy cercana a la frontera entre Vietnam del norte y Vietnam del sur. Aunque se había librado de lo peor de la guerra debido a su significado cultural, su posición estratégica hizo que ambos bandos lucharan encarnizadamente por su posesión, siendo famosa y sangrienta la batalla de Huê dentro de la ofensiva del Têt de 1968.

La ciudad sufrió daños considerables. Matanzas por parte de los americanos y del  Viet Cong, bombardeos indiscriminados de los americanos sobre los edificios históricos. Se calcula que más de cinco mil ciudadanos de Huê murieron en la batalla, a lo que hay que sumar las 5.113 bajas de los comunistas del ejército del norte, los 384 muertos confirmados del ejercito survietnamita y 147 bajas de sus aliados americanos.

Finalizada la contienda, el Partido Comunista Vietnamita considero el lugar como una reliquia de un antiguo régimen feudal, considerado como reaccionario, y no se preocuparon demasiado por su reconstrucción. Posteriormente cambiarían de parecer, al atisbar las posibilidades económicas de la explotación turística de la zona, por lo que comenzaron a restaurar sus monumentos.

En la actualidad, Huê es mejor conocida por estos monumentos históricos, que han sido declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

A lo largo del serpenteante Río del Perfume (Song Huong), se despliegan la antigua ciudadela de los emperadores Nguyen, la amurallada Ciudad Púrpura, prohibida para todos los mortales excepto para los emperadores, sus concubinas y sus personas de confianza. A las orillas del río perfune, reposan en sus tumbas muchos emperadores de aquella dinastía feudal, como Minh Mạng, Khải Định o Tự Đức, y se elevan pagodas impresionantes como la que se ha convertido en el símbolo oficial de la ciudad, la pagoda de Thiên Mụ.

Huê bulle de color. El ancestral color de sus construcciones imperiales y el de las las solemnes tumbas de emperadores y soldados, contemplan el color de la vida de los vietnamitas, que durante las fiestas oficiales invaden aquellos recintos en busca de diversión y sosiego.


Anuncios

Permalink Dejar un comentario

Los frescos de Ajanta

19 junio 2010 at 22:00 (Arquitectura, Erotismo, Escultura, Fotos, Fotos JAO, Pintura, Viajes) (, , , , )

Durante la ocupación colonial británica de la India, el río Waghora, serpenteando a cien kilómetros de Aurangabad, era el abrevadero preferido para los tigres de la zona.

Aquel paraje rodeado de jungla y follaje, era el lugar ideal para practicar la caza del tigre, y muchos oficiales ingleses se aventuraban por allí para conseguir cobrar su pieza. En una de aquellas incursiones, uno de estos oficiales, vio desaparecer un magnífico animal entre la espesura. Con la ayuda de los aldeanos, exploró aquel lugar y descubrió bajo una tupida vegetación, unas cuevas aparentemente vacías que servían de guarida a los tigres.

Había descubierto las cuevas de Ajanta. Excavadas en un acantilado en forma de herradura, todas estas cuevas son budistas y las más antiguas fueron excavadas entre el siglo II a. de C. y el II d. de C. Las más recientes y más numerosas datan de los siglos VI y VII y en ellas se pueden admirar unos frescos que se harían famosos por su gracia y delicadeza extraordinarias.

Un camino comunica unas cuevas con otras y están clasificadas numéricamente del 1 al 29.

Ajanta, se encontraba en aquella época en las cercanías de la ruta de las caravanas, que iban desde los puertos de Saurastra a los de la costa de Coromandel. Era un paraje apartado, un retiro de difícil acceso que favorecía la meditación. Los monjes que llevaban una vida errante, se recogían en estas cuevas durante la estación de las lluvias. En ellas se dedicaban a meditar, a rezar y a las discusiones religiosas.

Hay dos tipos de cuevas: las viharas, o monasterios, generalmente cuadradas y apoyadas sobre columnas, a veces rodeadas de celdas donde los monjes se alojaban y se reunían, y los chaityas o santuarios. Éstos consistían en una nave donde el fondo generalmente es redondeado. En el coro se levanta una estupa. Unas columnas laterales separan la nave principal de las naves laterales, que se prolongan alrededor de la estupa para permitir el rito de la deambulación.  Al fondo de algunas viharas, en una capilla, reina una colosal imagen de Buda.

Los frescos que han dado fama a Ajanta, representan escenas de las jatakas (vidas anteriores de Buda), y de la vida del Maestro, su nacimiento, el sermón en el Parque de las Gacelas, la tentación de Bodh Gaya.

Estas pinturas son además unos admirables y coloridos documentos sobre la vida en la corte hacia el siglo VI.

Los frescos y las esculturas de Ajanta, tienen a veces un carácter voluptuoso y a veces impetuoso, lo que parece chocar con la idea central de esta religión, que es la negación de los sentidos.  Con la proliferación de estas pinturas y esculturas que representaban las anteriores reencarnaciones de Buda, comenzaba un proceso de sensualización en el budismo que llevaría en ocasiones a asemejarle al hinduismo.

Cuando las visité en 1992, la iluminación artificial de las oscuras cuevas era bastante pobre. Por un pequeño suplemento, te encendían aquellas exiguas luces que permitían disfrutar de aquellos magníficos frescos, pero fotografiarlos era más complicado. Así que no desaproveché la oportunidad de comprar una colección de  diapositivas húmedas que vendía por allí un paisano. Recientemente he rescatado estas diapositivas escaneándolas, y a pesar del estado de la película, logran transmitir aquella delicada  belleza que se encuentra en Ajanta.

Permalink 6 comentarios

Love Songs – 3: I Only Want To Be With You

15 junio 2010 at 22:00 (Guadalajara, Love Songs, Música, Memorias del Otto) (, , , )

Hablando ayer con mi amiga Pepa, me recordó una canción fabulosa que mi amigo Gus llamaría con cariño: “una tonta canción de amor”.  Y es que esta canción me hace recordar mis tiempos de infancia arriacense cuando vivía en la plaza de la Abeja (Plaza de San Esteban), donde nací, y cuando me iba a pasear con mi madre a la plaza del general Prim que tenía entonces una fuente fresca y saludable, ahora sustituida por unos modernos colectores de residuos humanos muy prácticos pero horripilantes.

¡Hay que joderse que hermosote estaba yo por aquel entonces! ¡Y con corbata!   Fue con esta pinta, con cuatro o cinco años, cuando escuché en la radio la canción de hoy por primera vez. Posteriormente la he oído muchas veces más, y siempre con placer.

I Only Want To Be With You” es una canción de Ivor Raymonde y Mike Hawker, publicada por Chappel Music Ltd. en noviembre del 1963 y compuesta para la cantante británica Dusty Springfield.

Este tema fue el primer single de Dusty. Producido por su productor más habitual, Johnny Franz, era uno de los temas del álbum “A Girl Called Dusty”.  Se grabó mientras ella seguía siendo miembro de The Springfields, justo tres semanas antes del concierto de despedida de dicho grupo, momento con el que Dusty comenzaría su carrera en solitario.

Esta canción fue muy popular y alcanzó puestos altos en las listas: el número 4 en UK, el 12 en USA,  el 6 en Australia y el 21 en Canadá. En USA, sería uno de los primeros éxitos pre-Beatles que precedieron a la invasión de música británica de 1964.

La canción ha sido versionada en numerosas ocasiones. Podemos recordar varias versiones interesantes a cargo de varios autores y grupos diferentes:

The Bay City Rollers en 1976, The Tourists en 1979, Nicolette Larson en 1982, Samantha Fox en 1989 y las versiones de Vonda Shepard y los televisivos Kids Incorporated, y como no, la versión de Les Surfs en castellano (y en francés), retomada y re-interpretada por otros cantantes hispanos como Luis Miguel, con un título bien distinto: Ahora te puedes marchar.

Tengo especial predilección por la versión original interpretada por Dusty Springfield, no solo porque Dusty me recuerda a mi madre, sino porque además es una cantante prodigiosa.

Así que aquí van un par de versiones diferentes a cargo de Dusty Springfield.  I Only Want To Be With You.

La versión de Bay City Rollers. Fue un gran éxito en Japón. Así sonaba su I Only Want To Be With You en  1976.

Magnífica versión de The Tourists para su video de promoción poco antes de que Annie Lennox y Dave Stewart fundaran Eurythmics, 12 meses después. I Only Want To Be With You por The Tourist. ¡¡Pedazo de Versión!!

I Only Want To Be With You.  Lyrics.

I don’t know what it is that makes me love you so
I only know I never wanna let you go.
Cause you started something, can’t you see
That ever since we met you’ve had a hold on me.
It happens to be true

I only wanna be with you.

It doesn’t matter where you go and what you do
I wanna spend each moment of the day with you.
Oh ! but look what has happened with just one kiss
I never knew that I could be in love like this.
It’s crazy but it’s true

I only wanna be with you.

You stopped and smiled at me, asked if I’d care to dance
I fell into your open arms and I didn’t stand a chance.

Now listen Honey, I just wanna be beside you everywhere
As long as we’re together, honey, I don’t care.
Cause you started something, can’t you see
That ever since we met you’ve had a hold on me.

No matter what you do
I only wanna be with you.

Letra de Solo quiero estar contigo.

No sé lo que hace que te ame de esta manera
Sólo sé  que no quiero dejarte ir
Porque has empezado algo, ¿no ves
que desde que nos conocimos influyes en mí?
Es una verdad
Sólo quiero estar contigo

No importa a dónde vayas o qué hagas
Quiero pasar cada momento del día contigo,
Mira lo que ha ocurrido sólo con un beso
Nunca pensé que podría enamorarme así
Es una locura pero es cierto
Sólo quiero estar contigo

Te paraste, me sonreíste y me preguntaste si quería bailar,
Caí en tus brazos abiertos y no me perdí la ocasión.

Ahora escucha, cariño, quiero estar junto a ti en todas partes,
Siempre que estemos juntos, cariño, no me importa
Porque empezaste algo ¿no ves
que desde que nos conocimos influyes en mi?
No importa lo que hagas
Sólo quiero estar contigo…

Como remate, la versión de Les Surfs.   La pongo aquí porque su traducción no tiene mucho que ver con la versión original, pero es un grupo tan curioso que no podía faltar. Además, también es una canción de amor o mejor… de desamor.

Permalink 9 comentarios

Hadas y politicos por Richard Doyle

9 junio 2010 at 22:00 (Ilustración, Mitología, Pintura) (, , )

Richard Doyle fue uno de los ilustradores más famosos de la época victoriana.

Nació en Hyde Park en 1824, de padres irlandeses católicos, exiliados a causa de la persecución religiosa.

A la edad de quince años comenzó a llevar un diario de eventos familiares y celebraciones varias. En esta obra, “Dick Doyle’s Journal: a Journal Kept by Richard Doyle in the Year 1840“, Richard documenta numerosos relatos de su vida como adolescente y no sólo incluye cartas, notas sociales y anotaciones, sino que lo llena de miniaturas y dibujos.

Aunque hubo muchos maestros e influencias en la vida de Doyle como artista, sus habilidades surgieron bajo la influencia de su padre y de su tío. Su padre, John Doyle,  era bien conocido por sus brillantes retratos y caricaturas políticas, y posiblemente fue quien influyó en la escritura del diario de 1840. Su tío, Michael Conan, fue editor del “Art Journal”, además de un experto en maestros antiguos, y una autoridad en el conocimiento de la época medieval renacentista.

Durante su educación en el hogar, Doyle iba a menudo a la casa de “Hilton“, un famoso pintor, cuya obra le afectó profundamente. Sin embargo, fue Joseph Swain quien más influyó en su obra mediante la introducción de Richard en el secreto del dibujo y grabado en madera.

Doyle publica su primera obra en 1840. Por “The Eglinton Tournament recibiría grandes elogios. Está realizada en tinta china con pluma de ave y en ella, Doyle muestra una gran  maestría en el uso de la luz, así como una suavidad y elegancia de estilo que no se verán en sus obras posteriores.

Se pueden ver en el trabajo de Richard Doyle muchos efectos que consiguen resultados sorprendentes en la imaginería fantástica. Cabezas y torsos ampliamente distorsionados y cuerpos con cabezas de animales, enanos con sombreros grotescos, trolls, gigantes, elfos.

Se dice que Doyle estaba muy a menudo descontento con su trabajo y se sentía frustrado. Los hermanos Dalziel, que grabaron la mayor parte del trabajo de Doyle, le indicaron en una ocasión que su obra era extraña y misteriosa. En un arrebato, Richard Doyle estuvo a punto de destruir todos los dibujos antes de que entraran en prensa.

Richard Doyle era conocido por tener una personalidad vivaz y un brillante sentido del humor.  Estos rasgos le servirían en su carrera como dibujante para la revista humorística Punch.

Comenzó su trabajo en Punch en 1843 a la edad de 19. En esta revista hizo importantes contribuciones,  incluyendo la portada que más tarde se haría famosa y que  se utilizaría durante más de un siglo (desde 1849 hasta 1954). El trabajo en Punch le hizo ganar autoestima y comenzó a trabajar en su obra “Manners and Customs“.

También en este tiempo, ilustrará The Fairy Ring: A New Collection of Popular Tales, publicado en 1846.

En 1850, Doyle dejó Punch, ya que su educación católica no le permitía aguantar los ataques de la revista contra el papado y la iglesia.

A partir de ese momento, abandonó sus ilustraciones políticas humorísticas y se centró principalmente en la pintura de acuarelas. Se especializó en las ilustraciones de cuentos de hadas, por las que será bien conocido por sus contemporáneos.

En 1855, produjo “Juvenile Calendar” y el “Zodiac of Flowers” que se consideraron de sus obras más decorativas y encantadoras.

Después de unos años ampliando con sus imágenes el mundo de las hadas y la fantasía, en 1871 ilustraría tres libros: “The Enchanted Crow, and Other Famous Fairy Tales”, “Feast of the Dwarfs, and Other Famous Fairy Tales” y “Snow White and Rosy Red, with Other Famous Tales”.

Muchas de sus obras serían publicadas póstumamente entre 1884 y 1897.

Richard Doyle, cambió los cuentos de los políticos por los cuentos de hadas en la época de la revolución industrial.  Y es que la felicidad y la satisfacción están más cerca de los cuentos para niños que de los discursos políticos, o ¿debiera decir cuentos chinos?


Permalink 3 comentarios