Los frescos de Ajanta

19 junio 2010 at 22:00 (Arquitectura, Erotismo, Escultura, Fotos, Fotos JAO, Pintura, Viajes) (, , , , )

Durante la ocupación colonial británica de la India, el río Waghora, serpenteando a cien kilómetros de Aurangabad, era el abrevadero preferido para los tigres de la zona.

Aquel paraje rodeado de jungla y follaje, era el lugar ideal para practicar la caza del tigre, y muchos oficiales ingleses se aventuraban por allí para conseguir cobrar su pieza. En una de aquellas incursiones, uno de estos oficiales, vio desaparecer un magnífico animal entre la espesura. Con la ayuda de los aldeanos, exploró aquel lugar y descubrió bajo una tupida vegetación, unas cuevas aparentemente vacías que servían de guarida a los tigres.

Había descubierto las cuevas de Ajanta. Excavadas en un acantilado en forma de herradura, todas estas cuevas son budistas y las más antiguas fueron excavadas entre el siglo II a. de C. y el II d. de C. Las más recientes y más numerosas datan de los siglos VI y VII y en ellas se pueden admirar unos frescos que se harían famosos por su gracia y delicadeza extraordinarias.

Un camino comunica unas cuevas con otras y están clasificadas numéricamente del 1 al 29.

Ajanta, se encontraba en aquella época en las cercanías de la ruta de las caravanas, que iban desde los puertos de Saurastra a los de la costa de Coromandel. Era un paraje apartado, un retiro de difícil acceso que favorecía la meditación. Los monjes que llevaban una vida errante, se recogían en estas cuevas durante la estación de las lluvias. En ellas se dedicaban a meditar, a rezar y a las discusiones religiosas.

Hay dos tipos de cuevas: las viharas, o monasterios, generalmente cuadradas y apoyadas sobre columnas, a veces rodeadas de celdas donde los monjes se alojaban y se reunían, y los chaityas o santuarios. Éstos consistían en una nave donde el fondo generalmente es redondeado. En el coro se levanta una estupa. Unas columnas laterales separan la nave principal de las naves laterales, que se prolongan alrededor de la estupa para permitir el rito de la deambulación.  Al fondo de algunas viharas, en una capilla, reina una colosal imagen de Buda.

Los frescos que han dado fama a Ajanta, representan escenas de las jatakas (vidas anteriores de Buda), y de la vida del Maestro, su nacimiento, el sermón en el Parque de las Gacelas, la tentación de Bodh Gaya.

Estas pinturas son además unos admirables y coloridos documentos sobre la vida en la corte hacia el siglo VI.

Los frescos y las esculturas de Ajanta, tienen a veces un carácter voluptuoso y a veces impetuoso, lo que parece chocar con la idea central de esta religión, que es la negación de los sentidos.  Con la proliferación de estas pinturas y esculturas que representaban las anteriores reencarnaciones de Buda, comenzaba un proceso de sensualización en el budismo que llevaría en ocasiones a asemejarle al hinduismo.

Cuando las visité en 1992, la iluminación artificial de las oscuras cuevas era bastante pobre. Por un pequeño suplemento, te encendían aquellas exiguas luces que permitían disfrutar de aquellos magníficos frescos, pero fotografiarlos era más complicado. Así que no desaproveché la oportunidad de comprar una colección de  diapositivas húmedas que vendía por allí un paisano. Recientemente he rescatado estas diapositivas escaneándolas, y a pesar del estado de la película, logran transmitir aquella delicada  belleza que se encuentra en Ajanta.

Anuncios

6 comentarios

  1. Andrés said,

    Qué bonito el arte de esas cuevas, desde luego se desmarca mucho de otras representaciones relacionadas con la religión en otras partes del mundo, más mojigatas. Esto es lo que más gusta de la India, ojalá pudiera visitarla algún día de cabo a rabo.

    Gracias por acercarnos estos tesoros. Saludos.

    • Jesús Angel said,

      De nada Andrés. Para eso estamos. Y desde luego India es un destino muy recomendable. Yo volvería sin dudarlo si se me presentase la ocasión.
      Un abrazo Andrés.

  2. heraclit0 said,

    Una auténtica maravilla, tanto el lugar como los frescos, simplemente espectacular.

    • Jesús Angel said,

      Pues sí, es una pasada. Ahora me imagino que estará más preparada que en el 92, pero el encanto seguirá allí. No me importaría volver…

  3. Jenny said,

    Se ven muy bien las diapositivas. Gracias por compartirlas.
    Qué suerte que hayas visitado las cuevas.

    Un saludo.

    • Jesús Angel said,

      De nada Jenny. La India es uno de los viajes más fabulosos que se pueden hacer. Y hay que aprovechar a visitarla si se puede. Creo que con el tiempo debe estar cambiando, con eso de ser un país emergente que desplazará, junto con China, a muchos otros países, incluidos todos los europeos. Así que antes de que cambie a medida de emerja, hay que intentar visitarla.
      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: