Huê, explosión de color

29 junio 2010 at 22:00 (Arquitectura, Escultura, Fotos, Fotos JAO, Historia, Viajes) (, , , )

Se cuenta que el rey Nguyen Phúc Anh, futuro emperador Gia Long y uno de los últimos señores feudales Nguyen, extendió sus dominios por el país, hoy conocido como Vietnam, con la ayuda del misionero francés  Pigneau de Bébaine, obispo de Adran.

Aquel avispado misionero, vio la oportunidad de expandir la influencia de la iglesia católica y del imperio francés en la zona, prometiendo a Nguyen Ahn ayuda militar a cambio de derechos territoriales y comerciales en el país.

Francia nunca llegaría a materializar aquella ayuda prometida debido a los problemas que debía resolver en su propio territorio. Sin darse por vencido, el obispo recaudó fondos y reclutó a los soldados él mismo. El adiestramiento en técnicas militares occidentales resultó de un valor inestimable para Nguyen Phúc Anh y su ejército, lo que sin duda contribuiría a su victoria en 1801, año en que por fin sojuzgó a los Tay.

Aunque en gran parte Nguyen Anh debía su ascenso al trono a los franceses, no se fiaba en absoluto de las intenciones que éstos pudieran abrigar para su país, de modo que durante su reinado en la corte tuvo primacía la facción china confuciana frente a los misioneros católicos.

El reunificado y ahora llamado reino de Viet Nam se extendía desde la frontera con China hasta la península de Ca Mau, en la punta sur del país y la ciudad de Huê se convirtió en la nueva capital administrativa del país.

El absolutismo de la dinastía Nguyen se vio reflejado en la extraordinaria transformación de Huê, que se convirtió en la ciudad más hermosa de Vietnam.

Se construyeron exquisitos palacios, mausoleos, templos y pagodas, todos ellos en armonía con el orden cósmico. Además, los reyes Nguyen ensancharon las fronteras de Vietnam hacia Laos y Camboya, anexionándose zonas de ambos reinos en calidad de estados vasallos de su imperio en Vietnam.

Cuando el rey Nguyen Anh murió, los franceses y chinos se pelearon por el control del poder en Vietnam, y una vez más fue el bando conservador chino el que se alzó con la victoria.

Tras la coronación de Mien Tong como emperador con el nombre de Minh Mang, finalizó oficialmente la disputa entre China y Francia. La mayor parte de los seguidores de los franceses fueron degradados o ejecutados. Pero las misiones católicas habían intensificado su proselitismo por todo el país, lo que indujo a los chinos a adoptar rápidamente una política anticatólica.

Huê fue capital de Vietnam hasta 1945, cuando el emperador Bảo Đại abdicó y se estableció el gobierno comunista en la nueva capital al norte,  Hanoi.  Bảo Đại volvería con los colonialistas franceses en 1949 y fundaría su nueva capital en el sur, en Saigon (actual Ho Chi Minh).

Los conflictos religiosos, las facciones políticas y la intervención extranjera arrastrarían de nuevo a Vietnam a la guerra. Esta vez contra la colonización Francesa.

Durante la guerra de Vietnam, Huê estaba muy cercana a la frontera entre Vietnam del norte y Vietnam del sur. Aunque se había librado de lo peor de la guerra debido a su significado cultural, su posición estratégica hizo que ambos bandos lucharan encarnizadamente por su posesión, siendo famosa y sangrienta la batalla de Huê dentro de la ofensiva del Têt de 1968.

La ciudad sufrió daños considerables. Matanzas por parte de los americanos y del  Viet Cong, bombardeos indiscriminados de los americanos sobre los edificios históricos. Se calcula que más de cinco mil ciudadanos de Huê murieron en la batalla, a lo que hay que sumar las 5.113 bajas de los comunistas del ejército del norte, los 384 muertos confirmados del ejercito survietnamita y 147 bajas de sus aliados americanos.

Finalizada la contienda, el Partido Comunista Vietnamita considero el lugar como una reliquia de un antiguo régimen feudal, considerado como reaccionario, y no se preocuparon demasiado por su reconstrucción. Posteriormente cambiarían de parecer, al atisbar las posibilidades económicas de la explotación turística de la zona, por lo que comenzaron a restaurar sus monumentos.

En la actualidad, Huê es mejor conocida por estos monumentos históricos, que han sido declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

A lo largo del serpenteante Río del Perfume (Song Huong), se despliegan la antigua ciudadela de los emperadores Nguyen, la amurallada Ciudad Púrpura, prohibida para todos los mortales excepto para los emperadores, sus concubinas y sus personas de confianza. A las orillas del río perfune, reposan en sus tumbas muchos emperadores de aquella dinastía feudal, como Minh Mạng, Khải Định o Tự Đức, y se elevan pagodas impresionantes como la que se ha convertido en el símbolo oficial de la ciudad, la pagoda de Thiên Mụ.

Huê bulle de color. El ancestral color de sus construcciones imperiales y el de las las solemnes tumbas de emperadores y soldados, contemplan el color de la vida de los vietnamitas, que durante las fiestas oficiales invaden aquellos recintos en busca de diversión y sosiego.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: