La Venecia del Este

23 febrero 2011 at 22:00 (Arquitectura, Fotos, Fotos JAO, Historia, Literatura, Poesía, Viajes)

Cuando el occidental Marco Polo visitó la ciudad de Suzhou en 1276, se refirió a ella como una ciudad muy grande y noble con un número incalculable de habitantes pertenecientes todos ellos al Gran Khan. En aquel tiempo, la ciudad tenía su propio papel moneda, lo que la diferenciaba de otras ciudades no tan prósperas.

Esta ciudad era un gran centro cultural y comercial en aquel momento. Su posición estratégica cercana a la desembocadura del río Yangtsé, hicieron de Suzhou uno de los centros comerciales mejor situados, sobre todo cuando se finalizó la construcción del Gran Canal, lo que rápidamente multiplicó su riqueza y la urbe creció de forma bastante rápida.

Marco Polo se quedó muy impresionado con la tecnología del transporte del Gran Canal, y con la prosperidad económica que esta fluidez reportó a esta gran ciudad de jardines y canales:

El Gran Khan… ha hecho construir un enorme canal muy ancho y profundo, de río a río y de lago a lago, y hace que el agua fluya por él como si fuera un gran río… Es posible ir… a lugares tan alejados como Jan-balik” (nombre de Pekín bajo los Yuan).

El viajero veneciano se quedó maravillado con la multitud de buques y barcazas que navegaban por el canal, de gran tamaño y cargadas de mercancías de gran valor.

La ciudad tenía gran cantidad de manufacturas de seda y un próspero comercio en este delicado tejido y su artesanía asociada: pesados brocados de oro y de plata con adornos florales, que se tejían para la corte imperial.

La corte mongola del Gran Khan envió numerosos regalos de sedas a los soberanos extranjeros, y se encuentran sedas y telas chinas de esta época en Asia Menor, en Egipto y en Occidente, donde los dibujos y colores de las sedas chinas influyeron en las técnicas europeas de fabricación.

Antes que Marco Polo, misioneros cristianos nestorianos, ya habían llegado a la capital de aquel imperio desconocido para occidente.

Desde el año 635, la iglesia nestoriana resistió durante muchos siglos, con fases alternas de persecuciones y expansión y muchas de sus comunidades seguían en activo en la época del viaje de Marco Polo (1275-1292).

Pero hasta después no encontramos más relatos donde se atestigüe la riqueza y prosperidad de la lejana Catay y la grandiosidad de sus comunicaciones fluviales:

…hay mucha costumbre de viajar por los ríos: comodísimos, porque además no hay parte del imperio, por remota y a trasmano que esté, que no se comunique con todas las otras por algún río; y por eso decía el P. Matteo Ricci que toda la China, con lo grande que es, parecíale una continuada Venecia por los muchos ríos que llevan a las ciudades, al igual que en aquella incomparable ciudad los canales llevan a todos los edificios.”   (Danielo Bartoli, Cina, 1661)

Suzhou es una de las ciudades más antiguas de la cuenca del río Yangtsé, con más de 2.500 años de historia.

En el siglo XII se convirtió en una ciudad muy importante, amurallada y rodeada por fosos, con más de 20 canales principales que la surcaban en todas direcciones. Para comunicar la inmensa ciudad acanalada, había más de 5.000  puentes de piedra, que, según Marco Polo, eran tan sublimes, que podían pasar por debajo de ellos dos barcos juntos.

Estos detalles son los que han hecho que Suzhou haya retenido su encanto “renacentista” y su sobrenombre como la Venecia del Este o Venecia de Oriente.

En el siglo XIV, Suzhou era la mayor productora de seda en China.

Durante el Imperio Romano, la seda se vendía a peso de oro, y de Grecia fue de quien Italia recibió antaño este rico presente. Los griegos a su vez se la debían a los persas y éstos confiesan que fue originariamente la China la que les dio a conocer los gusanos de seda, y la que les enseñó el arte de criarlos.

La inmensa riqueza generada por este negocio, atrajo a Suzhou a aristócratas, eruditos, actores y pintores de renombre, vividores y cortesanas, que se instalaron en ella, construyendo palacetes y jardines para su disfrute personal.

En el siglo XVI la ciudad tenía más de 100 jardines clásicos chinos, grandes y pequeños, que dieron un renombre a la ciudad que ha llegado a nuestros días: la ciudad de los jardines.

Los elementos clave de los jardines de Suzhou son las rocas y el agua. De la misma forma que en los jardines zen japoneses, sorprende la escasez de flores y la ausencia de fuentes. El objetivo definitivo de su esmerado diseño se basa en crear la ilusión de un paisaje natural relajado y silencioso, fundamentado únicamente en agua, musgo, arena y rocas.

Estos jardines de Suzhou, y los jardines clásicos chinos en general, parecen evocar el silencio que el poeta Li T’ai-po (701-762) buscaba en su retiro de la corte:

¿Por qué permanezco en estas montañas de jade?
Yo respondo con la sonrisa. Mi corazón está sereno.
Flores que caen. Agua que corre. Todo se va y desaparece…
Estamos en un mundo desconocido de los mortales.

Todo sería tranquilo, si no fuera por los numerosos turistas nacionales chinos, millones de nuevos burgueses, que gastan su tiempo y dinero en la futura primera economía mundial, rompiendo ese buscado silencio con su bullicio.

Fuentes documentales utilizadas:

Fodor’s China. El Pais S.A. – Aguilar S.A. de Ediciones
China, luces y sombras de un gran pais. Damian Harper y otros. Lonely Planet.
Arte de la China. Summa Artis Vol. XX. Espasa Calpe.
La China. Las artes y la vida cotidiana. Editor> Franco Maria Ricci.
Fotografías JAO 1997.

3 comentarios

  1. Manuel Márquez said,

    Excelente reseña, como de costumbre, compa Jesús Ángel (y que de tiempo que llevaba sin pasar por aquí…). Demostrativa, por otro lado, de cuán grande puede ser la ignorancia que gastamos algunos: ya ves, yo ya no es que no supiera gran cosa de su ciudad, es que no sabía ni de su existencia. En fin…

    Un fuerte abrazo y seguimos trasteando.

    • Jesús Angel said,

      Qué tal Manuel. Se bienvenido como siempre.
      Pues sí, China es tan grande que es imposible conocer todas sus ciudades sin duda, pero qué digo China, el mundo es tan grande que también es imposible. Y al paso que vamos, aunque pudiéramos, a saber lo que nos encontraríamos en algunos sitios. Desde luego, este lugar ha cambiado mucho desde que yo fui, tras los Juegos Olímpicos, el boom de la economía china, el crecimiento brutal del turismo interno (sobre todo) y del externo, las autoridades se han preocupado de engalanarlo un poco más. Ya habrás visto que cuando estuve en el 97, también era una época lluviosa y llena de niebla, estaban los canales como un poco desastrados y turbios, pero no dejaban de tener su encanto.
      Un abrazo.

  2. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya said,

    […] Actualizados : La Venecia del Este La Ruta del […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: