La Venecia del Este

23 febrero 2011 at 22:00 (Arquitectura, Fotos, Fotos JAO, Historia, Literatura, Poesía, Viajes)

Cuando el occidental Marco Polo visitó la ciudad de Suzhou en 1276, se refirió a ella como una ciudad muy grande y noble con un número incalculable de habitantes pertenecientes todos ellos al Gran Khan. En aquel tiempo, la ciudad tenía su propio papel moneda, lo que la diferenciaba de otras ciudades no tan prósperas.

Esta ciudad era un gran centro cultural y comercial en aquel momento. Su posición estratégica cercana a la desembocadura del río Yangtsé, hicieron de Suzhou uno de los centros comerciales mejor situados, sobre todo cuando se finalizó la construcción del Gran Canal, lo que rápidamente multiplicó su riqueza y la urbe creció de forma bastante rápida.

Marco Polo se quedó muy impresionado con la tecnología del transporte del Gran Canal, y con la prosperidad económica que esta fluidez reportó a esta gran ciudad de jardines y canales:

El Gran Khan… ha hecho construir un enorme canal muy ancho y profundo, de río a río y de lago a lago, y hace que el agua fluya por él como si fuera un gran río… Es posible ir… a lugares tan alejados como Jan-balik” (nombre de Pekín bajo los Yuan).

El viajero veneciano se quedó maravillado con la multitud de buques y barcazas que navegaban por el canal, de gran tamaño y cargadas de mercancías de gran valor.

La ciudad tenía gran cantidad de manufacturas de seda y un próspero comercio en este delicado tejido y su artesanía asociada: pesados brocados de oro y de plata con adornos florales, que se tejían para la corte imperial.

La corte mongola del Gran Khan envió numerosos regalos de sedas a los soberanos extranjeros, y se encuentran sedas y telas chinas de esta época en Asia Menor, en Egipto y en Occidente, donde los dibujos y colores de las sedas chinas influyeron en las técnicas europeas de fabricación.

Antes que Marco Polo, misioneros cristianos nestorianos, ya habían llegado a la capital de aquel imperio desconocido para occidente.

Desde el año 635, la iglesia nestoriana resistió durante muchos siglos, con fases alternas de persecuciones y expansión y muchas de sus comunidades seguían en activo en la época del viaje de Marco Polo (1275-1292).

Pero hasta después no encontramos más relatos donde se atestigüe la riqueza y prosperidad de la lejana Catay y la grandiosidad de sus comunicaciones fluviales:

…hay mucha costumbre de viajar por los ríos: comodísimos, porque además no hay parte del imperio, por remota y a trasmano que esté, que no se comunique con todas las otras por algún río; y por eso decía el P. Matteo Ricci que toda la China, con lo grande que es, parecíale una continuada Venecia por los muchos ríos que llevan a las ciudades, al igual que en aquella incomparable ciudad los canales llevan a todos los edificios.”   (Danielo Bartoli, Cina, 1661)

Suzhou es una de las ciudades más antiguas de la cuenca del río Yangtsé, con más de 2.500 años de historia.

En el siglo XII se convirtió en una ciudad muy importante, amurallada y rodeada por fosos, con más de 20 canales principales que la surcaban en todas direcciones. Para comunicar la inmensa ciudad acanalada, había más de 5.000  puentes de piedra, que, según Marco Polo, eran tan sublimes, que podían pasar por debajo de ellos dos barcos juntos.

Estos detalles son los que han hecho que Suzhou haya retenido su encanto “renacentista” y su sobrenombre como la Venecia del Este o Venecia de Oriente.

En el siglo XIV, Suzhou era la mayor productora de seda en China.

Durante el Imperio Romano, la seda se vendía a peso de oro, y de Grecia fue de quien Italia recibió antaño este rico presente. Los griegos a su vez se la debían a los persas y éstos confiesan que fue originariamente la China la que les dio a conocer los gusanos de seda, y la que les enseñó el arte de criarlos.

La inmensa riqueza generada por este negocio, atrajo a Suzhou a aristócratas, eruditos, actores y pintores de renombre, vividores y cortesanas, que se instalaron en ella, construyendo palacetes y jardines para su disfrute personal.

En el siglo XVI la ciudad tenía más de 100 jardines clásicos chinos, grandes y pequeños, que dieron un renombre a la ciudad que ha llegado a nuestros días: la ciudad de los jardines.

Los elementos clave de los jardines de Suzhou son las rocas y el agua. De la misma forma que en los jardines zen japoneses, sorprende la escasez de flores y la ausencia de fuentes. El objetivo definitivo de su esmerado diseño se basa en crear la ilusión de un paisaje natural relajado y silencioso, fundamentado únicamente en agua, musgo, arena y rocas.

Estos jardines de Suzhou, y los jardines clásicos chinos en general, parecen evocar el silencio que el poeta Li T’ai-po (701-762) buscaba en su retiro de la corte:

¿Por qué permanezco en estas montañas de jade?
Yo respondo con la sonrisa. Mi corazón está sereno.
Flores que caen. Agua que corre. Todo se va y desaparece…
Estamos en un mundo desconocido de los mortales.

Todo sería tranquilo, si no fuera por los numerosos turistas nacionales chinos, millones de nuevos burgueses, que gastan su tiempo y dinero en la futura primera economía mundial, rompiendo ese buscado silencio con su bullicio.

Fuentes documentales utilizadas:

Fodor’s China. El Pais S.A. – Aguilar S.A. de Ediciones
China, luces y sombras de un gran pais. Damian Harper y otros. Lonely Planet.
Arte de la China. Summa Artis Vol. XX. Espasa Calpe.
La China. Las artes y la vida cotidiana. Editor> Franco Maria Ricci.
Fotografías JAO 1997.

Anuncios

Permalink 3 comentarios

Esqueletos y calaveras

25 enero 2011 at 22:00 (Historia, Ilustración, Pintura) (, , , , )

Tal y como apuntábamos en la entrada dedicada a las Soldaderas de la Revolución Mexicana, la muerte forma parte inseparable de todas las culturas, pero especialmente es en México, donde se le presta una mayor atención y donde está muy presente en el folclore popular.

La brecha importante entre pobres y ricos, que se ha fraguado mientras crecían el empobrecimiento de la población, la violencia, la impunidad y la corrupción generalizada de las clases dominantes y sus instrumentos de poder, ha posibilitado el avance de esa llamada cultura de la muerte.

Pero el enraizamiento de esta cultura en la población mexicana no es de ahora. Ya en el siglo XIX el dibujante y grabador  José Guadalupe Posada se convirtió en uno de los artistas que alimentó, más recientemente y de forma duradera, la simbología de esta cultura y representó como nadie el famoso Día de los Muertos.

Este hijo de Aguascalientes ilustró corridos, acontecimientos cotidianos, hechos truculentos sensacionalistas, historias de crímenes y pasiones para los periódicos y octavillas de la época, historias de aparecidos y milagros.

Retrató y caricaturizó a todo tipo de personajes: revolucionarios, políticos, delincuentes, fusilados, borrachos, bandoleros, damas elegantes, charros, toreros y obreros. En definitiva representó durante su vida de artista la esencia de los pesares y alegrías del pueblo.

Sus famosas caricaturas políticas, llenas de lírica y teatralidad, sus carteles y portadas, sus famosos dibujos en blanco y negro que muestran el absurdo de la vida o la historia de la revolución, tienen una calidad expresiva perenne que hace que se sigan publicando aún en todo el mundo.

Además ilustró las famosas “calaveras” (versos con alusión a la muerte que se ilustraban con esqueletos vivos personificados) género que Posada desarrolló de manera extraordinaria

Las calaveras de Posada están mayoritariamente asociadas con el Día de los Muertos, representando los grabados calaveras y esqueletos bailando, otras vestidas de gala, calaveras de fiesta por los barrios, en calles concurridas, en las casas de los ricos, calaveras montadas a caballo, en bicicleta, con las que se intentaba representar todas las lacras, la miseria y los errores políticos del convulso país de Porfirio Díaz.

Destaca entre todas sus calaveras uno de sus más famosos esqueletos, conocido como la Calavera Garbancera y bautizado por Diego Rivera como “La Catrina”. Una mujer esquelética, caprichosamente vestida con un sombrero de flores y plumas, que representa una burla a la clase alta del Porfiriato.

José Guadalupe Posada fue un trabajador de prensa que empezó a ganarse la vida en los años de la precaria estabilidad y pujanza alcanzada en el México del Porfiriato. Su trabajo incansable le permitió acabar siendo el gran artista gráfico de finales del XIX, maestro de los grandes artistas mexicanos del primer tercio del siglo XX y el definidor de una estética tan poderosa que podría decirse que México entero aún no la ha superado. Trabajó hasta morir, pobre, a los sesenta años, el 20 de enero de 1913.

Posada utilizó desde referencias precolombinas hasta carteles publicitarios de las tabernas y pulquerías.


El México revolucionario se vio necesitado de una autodefinición fuerte, reivindicativa y, en cierto modo, justificadora del cierre de fronteras y el fin del cosmopolitismo que había marcado a los creadores del gusto de años anteriores. Y allí estaba la obra inmensa de José Guadalupe Posada para fundar sobre ella una estética que hoy nos resulta inconfundible y que parece formar parte del alma y la esencia de los mexicanos desde siempre.

Posada abandonó pronto la comodidad de la prensa burguesa para aliarse con el editor Antonio Vanegas Arroyo, dedicado a la literatura callejera y más popular, o hasta populachera. Pero vale la pena fijarse en la tradición culta que impregna estas imágenes.

Ya como antecedente de lo que serían los actuales narcocorridos los cancioneros de corridos empezaron a tener un gran favor del público en los años de la Revolución. Muchos de ellos, como los que versan sobre el Tigre de Santa Julia o sobre Valentín Mancera, serían ilustrados por Posada.

Posada no era un seguidor de los principios revolucionarios, más bien su personalidad era oscura y enigmática en cuanto a su verdadera ideología o sus creencias religiosas.

Los lugares en que Posada publicaba, por más que se declararan «a favor de la clase obrera» eran en muchos aspectos conservadores, sin apenas análisis políticos serios e inclinados sobre todo al sensacionalismo y la caricatura.

Calaveras, esqueletos y más calaveras y esqueletos dan la imagen más extendida de José Guadalupe Posada, cuando en realidad esta parte de su producción no llega al dos por ciento del total. También en esta faceta José Guadalupe Posada es el último gran representante de una tradición literaria y gráfica de más de quinientos años.

Acabaremos con las palabras de Montserrat Galí Boadella, en «José Guadalupe Posada. Tradición y modernidad en imágenes», en el libro Posada. El grabador mexicano:

“El grabado de Posada se transforma en un desfile de personajes, desde los más grotescos hasta los más entrañables: los fenómenos de la naturaleza, los borrachos, los aguadores y demás vendedores callejeros, las soldaderas, las vendedoras en los tianguis, las indígenas en las trajineras de Xochimilco y Santa Anita, políticos, bandidos, cirqueros y maromeros, charros a caballo, policías y federales; éstos a su vez los transforma en calaveras, y entonces el desfile de la vida se convierte en la Danza Macabra

Pulsar aquí para ver / descargar un magnífico corto de José Pavón acerca de la obra gráfica de este artista.

Si te ha gustado esta entrada tal vez te gusten también:

Soldaderas revolucionarias
La Gran familia de Chas Adams

Permalink 8 comentarios

Tan antigua como el tiempo

30 noviembre 2010 at 22:00 (Arquitectura, Fotos, Fotos JAO, Historia, Ilustración, Literatura, Naturaleza, Pintura, Poesía, Viajes) (, , , )

En 1845, el teólogo anglicano John William Burgon, más conocido y citado  en muchas ocasiones como Dean Burgon debido a su posterior condición de Dean de la catedral de Chichester, ganaría el prestigioso premio Newdigate Prize por un poema dedicado a una ciudad antigua que nunca había visto: Petra.

Aquel poema a la inaccesible ciudad de Petra, eterna, silenciosa, preciosa y solitaria, según sus propias palabras, habría estado inspirado en la visión de las litografías y dibujos de David Roberts, un excelente paisajista que había visitado la ciudad en 1839, dentro de uno de sus viajes que le llevaron por Egipto, la Península del Sinaí, Jerusalén,  Palestina, las costas del Líbano y Siria.

David Roberts - Conference at Wady Moosa

David Roberts - Conference at Wady Moosa

David Roberts - 1839 - Treasury-lithograph

David Roberts - 1839 - Treasury-lithograph

David Roberts - El Deir, Petra

David Roberts - El Deir, Petra

El soneto de John William Burgon, de más de 300 líneas, será recordado principalmente por su última línea, que hace referencia a una ciudad de un rojo rosado tan antigua como el tiempo.

Hace más de 2000 años, Petra sirvió como refugio temporal a la tribu árabe de los nabateos, nómadas procedentes de Arabia, que fundaron Petra como una ciudad de fácil defensa partiendo de unas pocas cuevas en la roca.

Su situación, escondida entre escarpadas colinas de arenisca que forman un profundo cañón protegido en todas las direcciones, era ideal para su fácil fortificación y control y el disponer de un suministro seguro de agua era propicio para el desarrollo de una próspera ciudad.  Petra se hizo famosa por la ingeniosidad de sus estanques, diques y canales fluviales.

El lugar es accesible sólo por un estrecho sendero de montaña por el noroeste, o al este a través de una estrecha y tortuosa fisura de aproximadamente 1,5 km de longitud y hasta 200 metros de altura, el imponente Siq, el acceso principal, que en su lugar más estrecho, mide apenas dos metros de ancho.

El Siq. Los canales tallados en la pared para llevar agua a Petra aún son visibles en algunos lugares

El Siq. Los canales tallados en la pared para llevar agua a Petra aún son visibles en algunos lugares

Cuando se empieza a pensar que el Siq no tiene fin, cambia la luz y se ven los destellos del monumento más impresionante.

Cuando se empieza a pensar que el Siq no tiene fin, cambia la luz y se ven los destellos del monumento más impresionante.

Las paredes del Siq se cierran y casi se encuentran en su parte superior cuando aparece destelleando el Khazneh

Las paredes del Siq se cierran y casi se encuentran en su parte superior cuando aparece destelleando el Khazneh

Aunque la piedra arenisca no es exactamente del color rojo rosado que Dean Burgon refería en su poema, sí tiene un profundo tono como oxidado y está estriada de gris y amarillo y de todos sus tonos intermedios.

Al final del pasadizo donde el Siq dibuja una última curva, saliendo de la oscuridad a una soberbia claridad, aparece el monumento más impresionante de la ciudad, posiblemente el más fotografiado de Petra, “el Khazneh” o el Tesoro, una suntuosa tumba real tallada en la sólida roca, partiendo del lateral de la montaña.

El Tesoro está bien protegido. Excavado en la sólida arenisca con alto contenido en hierro, su nombre proviene de una leyenda sobre unos piratas que escondieron aquí su tesoro.

El Tesoro está bien protegido. Excavado en la sólida arenisca con alto contenido en hierro, su nombre proviene de una leyenda sobre unos piratas que escondieron aquí su tesoro.

Se cree que los relieves que apenas pueden distinguirse, representaban diversos dioses nabateos.

Se cree que los relieves que apenas pueden distinguirse, representaban diversos dioses nabateos.

El Khazneh tiene una altura de 40 metros. Su fachada es cautivadora y no ha sufrido el desgaste de los elementos debido a la protección y confinamiento espacial.

El Khazneh tiene una altura de 40 metros. Su fachada es cautivadora y no ha sufrido el desgaste de los elementos debido a la protección y confinamiento espacial.

El interior del Tesoro es solamente una sala cuadrada sin adornos. Las escenas finales de Indiana Jones y la última cruzada se filmaron aquí.

El interior del Tesoro es solamente una sala cuadrada sin adornos. Las escenas finales de Indiana Jones y la última cruzada se filmaron aquí.

Pasado el Khazneh, nos encontraremos rodeados por cientos de cuevas, templos elevados, estructuras labradas, tumbas reales, un teatro romano para 7000 espectadores, casas grandes y pequeñas, cámaras funerarias, depósitos y conductos de agua, baños, escaleras monumentales, salas de culto, mercados, puertas con arcos, edificios públicos y calles pavimentadas que reflejan la grandiosidad de la capital en ruinas de los nabateos.

La conocida como Pared Real. La pared de Yebel Khubtha alberga tumbas impresionantes conocidas como tumbas reales, aunque nadie sabe quienes fueron los reyes.

La conocida como Pared Real. La pared de Yebel Khubtha alberga tumbas impresionantes conocidas como tumbas reales, aunque nadie sabe quienes fueron los reyes.

Las tumbas reales. la tumba de la urna, la tumba corintia, la tumba de palacio...  Alguna de ellas fue utilizada como iglesia en la época bizantina.

Las tumbas reales. la tumba de la urna, la tumba corintia, la tumba de palacio... Alguna de ellas fue utilizada como iglesia en la época bizantina.

LaTumba de la Urna. Con una terraza abierta construida sobre una doble capa de bóvedas, es impresionante la precisión de la talla en la roca.

LaTumba de la Urna. Con una terraza abierta construida sobre una doble capa de bóvedas, es impresionante la precisión de la talla en la roca.

Mucho antes de que los nabateos llegasen a estas tierras, aproximadamente 8000 años a. de C., se desarrollaron en esta zona aldeas de la Edad de Piedra, situadas al norte de Petra en las actuales excavaciones de Beidha y Basta. Estas serían unas de las más antiguas comunidades agrícolas de Oriente Medio.

Entre este periodo y la Edad del Hierro (1200 a. de C.), la zona sería hogar de los edomitas bíblicos.

Los nabateos eran una tribu nómada del Oeste de Arabia que se instaló en la zona sobre el siglo VI a. de C. y se enriquecieron, primero asaltando y después cobrando peaje a las caravanas, para garantizarles el paso seguro por la zona bajo su control.

Los actuales nabateos que cuidan de su capital tienen ascendencia palestina en más del 60%. Huyeron a Jordania tras las guerras que desintegraron su patria. Sueñan con el retorno de una Palestina independiente.

Los actuales nabateos que cuidan de su capital tienen ascendencia palestina en más del 60%. Huyeron a Jordania tras las guerras que desintegraron su patria. Sueñan con el retorno de una Palestina independiente.

Situada en medio de acantilados rocosos, rocas y piedras se ven por todas partes.

Situada en medio de acantilados rocosos, rocas y piedras se ven por todas partes.

El lugar está compuesto de arenisca, una roca detrítica formada a partir de la agregación y cementación o diagénesis de los granos de arena. Es, por lo tanto, una roca coherente y dura.

El lugar está compuesto de arenisca, una roca detrítica formada a partir de la agregación y cementación o diagénesis de los granos de arena. Es, por lo tanto, una roca coherente y dura.

La arenisca dorada y roja embellece las columnas y los nichos greco- romanos de las salas interiores de Petra.

La arenisca dorada y roja embellece las columnas y los nichos greco - romanos de las salas interiores de Petra.

El monarca seléucido Antígono, que había subido al poder en Babilonia cuando el impero de Alejandro Magno fue dividido, cabalgó contra los nabateos en el 312 a. de C. para ser repelido definitivamente tras varias batallas. Fue entonces cuando Petra se convirtió en la sofisticada capital de un floreciente imperio que se extendería hasta Siria.

El emperador romano Pompeyo, después de conquistar Siria y Palestina en el 63 a. de C., intentó ejercer un control sobre el territorio nabateo, pero el rey Aretas III pudo comprar a las tropas romanas y permanecer independiente. No obstante, Roma ejerció una influencia cultural y los edificios y las monedas de la época reflejan el estilo greco-romano.

En dirección sur en la ciudad, el número de nichos y de tumbas se incrementa, convirtiéndose virtualmente en un cementerio en la roca.

En dirección sur en la ciudad, el número de nichos y de tumbas se incrementa, convirtiéndose virtualmente en un cementerio en la roca.

Las columnas talladas en la roca y el color de la arenisca y el hierro, dan una impresión fantasmagórica de alguno de los edificios.

Las columnas talladas en la roca y el color de la arenisca y el hierro, dan una impresión fantasmagórica de alguno de los edificios.

Muchas de estas cuevas estuvieron habitadas por beduinos hasta los años 80, cuando fueron trasladados a un "pueblo nuevo" en el norte.

Muchas de estas cuevas estuvieron habitadas por beduinos hasta los años 80, cuando fueron trasladados a un "pueblo nuevo" en el norte.

Los nabateos serían atacados en varias ocasiones por Herodes el Grande, aliado de los romanos. Finalmente en el año 106 d. de C., los romanos tomarían la ciudad y realizarían las transformaciones habituales de calles con columnas, baños, y restantes edificios necesarios para el moderno estilo de vida romano.

Con la ascensión de Palmira en el norte y la apertura de rutas comerciales marítimas, la importancia de Petra empezó a declinar. Durante la era cristiana se instalaría un obispado en Petra y algunos edificios serían reformados para usos cristianos. Cuando llegó la invasión musulmana en el siglo VII, Petra había pasado a la oscuridad y la única actividad en los siguientes 500 años fue cuando los cruzados se instalaron allí brevemente en el siglo XII y construyeron un fuerte.

El Deir o El Monasterio. La subida a este monumento es larga y empinada, pero merece la pena. mucho más grande que el Khazneh y de diseño similar.

El Deir o El Monasterio. La subida a este monumento es larga y empinada, pero merece la pena. Mucho más grande que el Khazneh y de diseño similar.

Construido en el siglo III a. de C. Unas cruces talladas en las paredes interiores sugieren su utilización como iglesia.

Construido en el siglo III a. de C. Unas cruces talladas en las paredes interiores sugieren su utilización como iglesia.

A la izquierda de la fachada, a través de una pequeña abertura en la roca, hay una tosca escalera que lleva hasta el borde de la urna que hay arriba.

A la izquierda de la fachada, a través de una pequeña abertura en la roca, hay una tosca escalera que lleva hasta el borde de la urna que hay arriba.

Frente al monasterio, hay un mirador colocado estratégicamente, desde donde se ve el pueblo de Wadi Musa.

Frente al monasterio, hay un mirador colocado estratégicamente, desde donde se ve el pueblo de Wadi Musa.

Desde entonces hasta principios del siglo XIX, Petra fue una ciudad olvidada conocida solamente por los habitantes beduinos locales que usaron muchas de sus cuevas para instalar su hogar.

En 1812, un joven explotador suizo, convertido al islamismo, Johann Ludwig Burckhardt, en ruta de Damasco al Cairo, oyó hablar a los lugareños sobre unas fantásticas ruinas escondidas en las montañas del Wadi Musa.

Tras visitarlas mediante una estratagema que no despertara sospechas entre los locales, informaría al mundo exterior de la existencia de unas ruinas en las montañas que muy bien pudieran ser las de la ciudad rosada de Petra, ciudad nabatea tan antigua como el tiempo.

Ascendiendo hacia el Altar Mayor del Sacrificio se suda bastante, pero el esfuerzo se ve recompensado por las espectaculares vistas.

Ascendiendo hacia el Altar Mayor del Sacrificio se suda bastante, pero el esfuerzo se ve recompensado por las espectaculares vistas.

Hábilmente situadas en la ascensión, las familias beduinas venden agua, Pepsi y monedas "antiguas".

Hábilmente situadas en la ascensión, las familias beduinas venden agua, Pepsi y monedas "antiguas".

El camino en ocasiones es difícil. No está hecho para los débiles ni para los que sufren de vértigo.

El camino en ocasiones es difícil. No está hecho para los débiles ni para los que sufren de vértigo.

Fuentes documentales utilizadas:

Jordania y Siria. H. Finlay y D. Simonis. Ed. Kairós.
Documentación del reino de Jordania publicada por su oficina turística.
The Complete Collection of David Roberts Lithographs of Petra. 1839
Fotografías JAO 1996.


Permalink 3 comentarios

Huê, explosión de color

29 junio 2010 at 22:00 (Arquitectura, Escultura, Fotos, Fotos JAO, Historia, Viajes) (, , , )

Se cuenta que el rey Nguyen Phúc Anh, futuro emperador Gia Long y uno de los últimos señores feudales Nguyen, extendió sus dominios por el país, hoy conocido como Vietnam, con la ayuda del misionero francés  Pigneau de Bébaine, obispo de Adran.

Aquel avispado misionero, vio la oportunidad de expandir la influencia de la iglesia católica y del imperio francés en la zona, prometiendo a Nguyen Ahn ayuda militar a cambio de derechos territoriales y comerciales en el país.

Francia nunca llegaría a materializar aquella ayuda prometida debido a los problemas que debía resolver en su propio territorio. Sin darse por vencido, el obispo recaudó fondos y reclutó a los soldados él mismo. El adiestramiento en técnicas militares occidentales resultó de un valor inestimable para Nguyen Phúc Anh y su ejército, lo que sin duda contribuiría a su victoria en 1801, año en que por fin sojuzgó a los Tay.

Aunque en gran parte Nguyen Anh debía su ascenso al trono a los franceses, no se fiaba en absoluto de las intenciones que éstos pudieran abrigar para su país, de modo que durante su reinado en la corte tuvo primacía la facción china confuciana frente a los misioneros católicos.

El reunificado y ahora llamado reino de Viet Nam se extendía desde la frontera con China hasta la península de Ca Mau, en la punta sur del país y la ciudad de Huê se convirtió en la nueva capital administrativa del país.

El absolutismo de la dinastía Nguyen se vio reflejado en la extraordinaria transformación de Huê, que se convirtió en la ciudad más hermosa de Vietnam.

Se construyeron exquisitos palacios, mausoleos, templos y pagodas, todos ellos en armonía con el orden cósmico. Además, los reyes Nguyen ensancharon las fronteras de Vietnam hacia Laos y Camboya, anexionándose zonas de ambos reinos en calidad de estados vasallos de su imperio en Vietnam.

Cuando el rey Nguyen Anh murió, los franceses y chinos se pelearon por el control del poder en Vietnam, y una vez más fue el bando conservador chino el que se alzó con la victoria.

Tras la coronación de Mien Tong como emperador con el nombre de Minh Mang, finalizó oficialmente la disputa entre China y Francia. La mayor parte de los seguidores de los franceses fueron degradados o ejecutados. Pero las misiones católicas habían intensificado su proselitismo por todo el país, lo que indujo a los chinos a adoptar rápidamente una política anticatólica.

Huê fue capital de Vietnam hasta 1945, cuando el emperador Bảo Đại abdicó y se estableció el gobierno comunista en la nueva capital al norte,  Hanoi.  Bảo Đại volvería con los colonialistas franceses en 1949 y fundaría su nueva capital en el sur, en Saigon (actual Ho Chi Minh).

Los conflictos religiosos, las facciones políticas y la intervención extranjera arrastrarían de nuevo a Vietnam a la guerra. Esta vez contra la colonización Francesa.

Durante la guerra de Vietnam, Huê estaba muy cercana a la frontera entre Vietnam del norte y Vietnam del sur. Aunque se había librado de lo peor de la guerra debido a su significado cultural, su posición estratégica hizo que ambos bandos lucharan encarnizadamente por su posesión, siendo famosa y sangrienta la batalla de Huê dentro de la ofensiva del Têt de 1968.

La ciudad sufrió daños considerables. Matanzas por parte de los americanos y del  Viet Cong, bombardeos indiscriminados de los americanos sobre los edificios históricos. Se calcula que más de cinco mil ciudadanos de Huê murieron en la batalla, a lo que hay que sumar las 5.113 bajas de los comunistas del ejército del norte, los 384 muertos confirmados del ejercito survietnamita y 147 bajas de sus aliados americanos.

Finalizada la contienda, el Partido Comunista Vietnamita considero el lugar como una reliquia de un antiguo régimen feudal, considerado como reaccionario, y no se preocuparon demasiado por su reconstrucción. Posteriormente cambiarían de parecer, al atisbar las posibilidades económicas de la explotación turística de la zona, por lo que comenzaron a restaurar sus monumentos.

En la actualidad, Huê es mejor conocida por estos monumentos históricos, que han sido declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

A lo largo del serpenteante Río del Perfume (Song Huong), se despliegan la antigua ciudadela de los emperadores Nguyen, la amurallada Ciudad Púrpura, prohibida para todos los mortales excepto para los emperadores, sus concubinas y sus personas de confianza. A las orillas del río perfune, reposan en sus tumbas muchos emperadores de aquella dinastía feudal, como Minh Mạng, Khải Định o Tự Đức, y se elevan pagodas impresionantes como la que se ha convertido en el símbolo oficial de la ciudad, la pagoda de Thiên Mụ.

Huê bulle de color. El ancestral color de sus construcciones imperiales y el de las las solemnes tumbas de emperadores y soldados, contemplan el color de la vida de los vietnamitas, que durante las fiestas oficiales invaden aquellos recintos en busca de diversión y sosiego.


Permalink Dejar un comentario

La meseta de las pagodas

23 marzo 2010 at 22:00 (Arquitectura, Fotos, Fotos JAO, Historia, Viajes) (, , , , , , )

En las riveras del río Ayeyarwady (Rio Irrawaddy), en la actual división de Mandalay en Myammar, se extiende una espectacular explanada de  pagodas y templos que refleja un pasado glorioso, lleno de poder, riqueza, cultura y humanismo.

Bagan, de milenarias ruinas, está salpicada de pagodas, templos y estupas (monumentos religiosos budistas), formando un recinto arqueológico inigualable que la Unesco lleva tiempo intentando designar como Patrimonio de la Humanidad.

Desgraciadamente, la férrea dictadura impuesta por la junta militar birmana (SPDC) y la corrupción generalizada que impera en el poder de Myanmar, han impedido con sus acciones y chapuzas que esto se haya hecho posible.

Bagan comenzó su periodo dorado con la conquista del reino de Thaton en el año 1057, pero tras 200 años de apogeo, comenzó su declive hasta que en 1287 fue invadida por los Mongoles de Kublai Khan.

El nombre de Bagan deriva de una de las primeras tribus que habitaron Myanmar, los Pyu, llamándose esta zona en un principio Pyugan. Hacia el siglo XI se la conocería como Pukam para posteriormente acabar llamándose Bagan. Los británicos se refirieron a esta zona como el reino de Pagan.

El fundador del reino fue Anawrahta que ascendió al trono en 1044. Los diferentes reinos que formaban Myanmar se encontraba en un periodo de transición religiosa que frente  al Budismo Hindu y Mahayana imperante, promovía el Budismo Theravada. Anawrahta sería  el introductor del Budismo Theravada en su reino siendo hoy la principal creencia de esta región.

Todo empezó con la reclamación de unas escrituras sagradas y otras reliquias por parte de Anawrahta al reino de Thaton. Al final, el asunto acabaría con la conquista del reino Mon de Thaton. Más de 30.000 prisioneros, incluyendo monjes y la propia familia real, fueron trasladados a la fuerza desde Thaton a Bagan, y se trasladaron también las escrituras sagradas a lomos de más de 30 elefantes.

Inmediatamente, el rey Anawrahta, promovió reformas en la religión y en la educación comenzando a construir algunos de los grandiosos edificios de Bagan, incluyendo una monumental librería para albergar las escrituras sagradas (Pitaka Taik).

De esta época datan las construcciones más bellas, como la pagoda Shwezigon, considerada como el prototipo para las posteriores pagodas y estupas birmanas, o la elegante pagoda Shewesandaw.

Con todo este programa de construcciones, comenzaría el Primer Imperio Birmano que convertiría Bagan en el mayor centro de Budismo Theravada y en el  punto más importante de peregrinaje en el Sureste Asiático.

Los sucesores del rey Anawrahta seguirían con su fabuloso programa de construcción que fue plagando la meseta de Bagan de templos y pagodas, convirtiéndose así en un centro cosmopolita de estudios budistas donde monjes y estudiantes llegaban desde las lejanas India, Sri Lanka, Tailandia o los reinos Khmer.

Marco Polo describió esta ciudad estado en su famosa crónica de 1298, donde dejó constancia de la riqueza y elegancia de las pagodas y estupas, fabricadas de fina piedra y cubiertas de láminas de oro y plata, que brillaban con los rayos del sol de tal forma que eran visibles a grandes distancias.

Con la invasión de Kublai Khan, la ciudad decayó políticamente pero siguió siendo un centro religioso importante.

Desde el siglo XIV hasta el XVIII, Bagan fue considerada una región fantasmal y misteriosa, plagada de bandidos y de espíritus guardianes (nat). Los birmanos no se aventuraron en mucho tiempo por la región y solo cuando los británicos establecieron su presencia en el área, volvieron a poblar estas tierras.

Enlaces interesantes:

Una muy completa Historia de Birmania en la Wikipedia.

Interesante y con muchas fotos e información de los monumentos de la Antigua Bagan.

Las fotos publicadas son de JAO tomadas en un viaje a Myanmar en el año 2004.

Permalink 4 comentarios

Next page »