La Venecia del Este

23 febrero 2011 at 22:00 (Arquitectura, Fotos, Fotos JAO, Historia, Literatura, Poesía, Viajes)

Cuando el occidental Marco Polo visitó la ciudad de Suzhou en 1276, se refirió a ella como una ciudad muy grande y noble con un número incalculable de habitantes pertenecientes todos ellos al Gran Khan. En aquel tiempo, la ciudad tenía su propio papel moneda, lo que la diferenciaba de otras ciudades no tan prósperas.

Esta ciudad era un gran centro cultural y comercial en aquel momento. Su posición estratégica cercana a la desembocadura del río Yangtsé, hicieron de Suzhou uno de los centros comerciales mejor situados, sobre todo cuando se finalizó la construcción del Gran Canal, lo que rápidamente multiplicó su riqueza y la urbe creció de forma bastante rápida.

Marco Polo se quedó muy impresionado con la tecnología del transporte del Gran Canal, y con la prosperidad económica que esta fluidez reportó a esta gran ciudad de jardines y canales:

El Gran Khan… ha hecho construir un enorme canal muy ancho y profundo, de río a río y de lago a lago, y hace que el agua fluya por él como si fuera un gran río… Es posible ir… a lugares tan alejados como Jan-balik” (nombre de Pekín bajo los Yuan).

El viajero veneciano se quedó maravillado con la multitud de buques y barcazas que navegaban por el canal, de gran tamaño y cargadas de mercancías de gran valor.

La ciudad tenía gran cantidad de manufacturas de seda y un próspero comercio en este delicado tejido y su artesanía asociada: pesados brocados de oro y de plata con adornos florales, que se tejían para la corte imperial.

La corte mongola del Gran Khan envió numerosos regalos de sedas a los soberanos extranjeros, y se encuentran sedas y telas chinas de esta época en Asia Menor, en Egipto y en Occidente, donde los dibujos y colores de las sedas chinas influyeron en las técnicas europeas de fabricación.

Antes que Marco Polo, misioneros cristianos nestorianos, ya habían llegado a la capital de aquel imperio desconocido para occidente.

Desde el año 635, la iglesia nestoriana resistió durante muchos siglos, con fases alternas de persecuciones y expansión y muchas de sus comunidades seguían en activo en la época del viaje de Marco Polo (1275-1292).

Pero hasta después no encontramos más relatos donde se atestigüe la riqueza y prosperidad de la lejana Catay y la grandiosidad de sus comunicaciones fluviales:

…hay mucha costumbre de viajar por los ríos: comodísimos, porque además no hay parte del imperio, por remota y a trasmano que esté, que no se comunique con todas las otras por algún río; y por eso decía el P. Matteo Ricci que toda la China, con lo grande que es, parecíale una continuada Venecia por los muchos ríos que llevan a las ciudades, al igual que en aquella incomparable ciudad los canales llevan a todos los edificios.”   (Danielo Bartoli, Cina, 1661)

Suzhou es una de las ciudades más antiguas de la cuenca del río Yangtsé, con más de 2.500 años de historia.

En el siglo XII se convirtió en una ciudad muy importante, amurallada y rodeada por fosos, con más de 20 canales principales que la surcaban en todas direcciones. Para comunicar la inmensa ciudad acanalada, había más de 5.000  puentes de piedra, que, según Marco Polo, eran tan sublimes, que podían pasar por debajo de ellos dos barcos juntos.

Estos detalles son los que han hecho que Suzhou haya retenido su encanto “renacentista” y su sobrenombre como la Venecia del Este o Venecia de Oriente.

En el siglo XIV, Suzhou era la mayor productora de seda en China.

Durante el Imperio Romano, la seda se vendía a peso de oro, y de Grecia fue de quien Italia recibió antaño este rico presente. Los griegos a su vez se la debían a los persas y éstos confiesan que fue originariamente la China la que les dio a conocer los gusanos de seda, y la que les enseñó el arte de criarlos.

La inmensa riqueza generada por este negocio, atrajo a Suzhou a aristócratas, eruditos, actores y pintores de renombre, vividores y cortesanas, que se instalaron en ella, construyendo palacetes y jardines para su disfrute personal.

En el siglo XVI la ciudad tenía más de 100 jardines clásicos chinos, grandes y pequeños, que dieron un renombre a la ciudad que ha llegado a nuestros días: la ciudad de los jardines.

Los elementos clave de los jardines de Suzhou son las rocas y el agua. De la misma forma que en los jardines zen japoneses, sorprende la escasez de flores y la ausencia de fuentes. El objetivo definitivo de su esmerado diseño se basa en crear la ilusión de un paisaje natural relajado y silencioso, fundamentado únicamente en agua, musgo, arena y rocas.

Estos jardines de Suzhou, y los jardines clásicos chinos en general, parecen evocar el silencio que el poeta Li T’ai-po (701-762) buscaba en su retiro de la corte:

¿Por qué permanezco en estas montañas de jade?
Yo respondo con la sonrisa. Mi corazón está sereno.
Flores que caen. Agua que corre. Todo se va y desaparece…
Estamos en un mundo desconocido de los mortales.

Todo sería tranquilo, si no fuera por los numerosos turistas nacionales chinos, millones de nuevos burgueses, que gastan su tiempo y dinero en la futura primera economía mundial, rompiendo ese buscado silencio con su bullicio.

Fuentes documentales utilizadas:

Fodor’s China. El Pais S.A. – Aguilar S.A. de Ediciones
China, luces y sombras de un gran pais. Damian Harper y otros. Lonely Planet.
Arte de la China. Summa Artis Vol. XX. Espasa Calpe.
La China. Las artes y la vida cotidiana. Editor> Franco Maria Ricci.
Fotografías JAO 1997.

Anuncios

Permalink 3 comentarios

Tan antigua como el tiempo

30 noviembre 2010 at 22:00 (Arquitectura, Fotos, Fotos JAO, Historia, Ilustración, Literatura, Naturaleza, Pintura, Poesía, Viajes) (, , , )

En 1845, el teólogo anglicano John William Burgon, más conocido y citado  en muchas ocasiones como Dean Burgon debido a su posterior condición de Dean de la catedral de Chichester, ganaría el prestigioso premio Newdigate Prize por un poema dedicado a una ciudad antigua que nunca había visto: Petra.

Aquel poema a la inaccesible ciudad de Petra, eterna, silenciosa, preciosa y solitaria, según sus propias palabras, habría estado inspirado en la visión de las litografías y dibujos de David Roberts, un excelente paisajista que había visitado la ciudad en 1839, dentro de uno de sus viajes que le llevaron por Egipto, la Península del Sinaí, Jerusalén,  Palestina, las costas del Líbano y Siria.

David Roberts - Conference at Wady Moosa

David Roberts - Conference at Wady Moosa

David Roberts - 1839 - Treasury-lithograph

David Roberts - 1839 - Treasury-lithograph

David Roberts - El Deir, Petra

David Roberts - El Deir, Petra

El soneto de John William Burgon, de más de 300 líneas, será recordado principalmente por su última línea, que hace referencia a una ciudad de un rojo rosado tan antigua como el tiempo.

Hace más de 2000 años, Petra sirvió como refugio temporal a la tribu árabe de los nabateos, nómadas procedentes de Arabia, que fundaron Petra como una ciudad de fácil defensa partiendo de unas pocas cuevas en la roca.

Su situación, escondida entre escarpadas colinas de arenisca que forman un profundo cañón protegido en todas las direcciones, era ideal para su fácil fortificación y control y el disponer de un suministro seguro de agua era propicio para el desarrollo de una próspera ciudad.  Petra se hizo famosa por la ingeniosidad de sus estanques, diques y canales fluviales.

El lugar es accesible sólo por un estrecho sendero de montaña por el noroeste, o al este a través de una estrecha y tortuosa fisura de aproximadamente 1,5 km de longitud y hasta 200 metros de altura, el imponente Siq, el acceso principal, que en su lugar más estrecho, mide apenas dos metros de ancho.

El Siq. Los canales tallados en la pared para llevar agua a Petra aún son visibles en algunos lugares

El Siq. Los canales tallados en la pared para llevar agua a Petra aún son visibles en algunos lugares

Cuando se empieza a pensar que el Siq no tiene fin, cambia la luz y se ven los destellos del monumento más impresionante.

Cuando se empieza a pensar que el Siq no tiene fin, cambia la luz y se ven los destellos del monumento más impresionante.

Las paredes del Siq se cierran y casi se encuentran en su parte superior cuando aparece destelleando el Khazneh

Las paredes del Siq se cierran y casi se encuentran en su parte superior cuando aparece destelleando el Khazneh

Aunque la piedra arenisca no es exactamente del color rojo rosado que Dean Burgon refería en su poema, sí tiene un profundo tono como oxidado y está estriada de gris y amarillo y de todos sus tonos intermedios.

Al final del pasadizo donde el Siq dibuja una última curva, saliendo de la oscuridad a una soberbia claridad, aparece el monumento más impresionante de la ciudad, posiblemente el más fotografiado de Petra, “el Khazneh” o el Tesoro, una suntuosa tumba real tallada en la sólida roca, partiendo del lateral de la montaña.

El Tesoro está bien protegido. Excavado en la sólida arenisca con alto contenido en hierro, su nombre proviene de una leyenda sobre unos piratas que escondieron aquí su tesoro.

El Tesoro está bien protegido. Excavado en la sólida arenisca con alto contenido en hierro, su nombre proviene de una leyenda sobre unos piratas que escondieron aquí su tesoro.

Se cree que los relieves que apenas pueden distinguirse, representaban diversos dioses nabateos.

Se cree que los relieves que apenas pueden distinguirse, representaban diversos dioses nabateos.

El Khazneh tiene una altura de 40 metros. Su fachada es cautivadora y no ha sufrido el desgaste de los elementos debido a la protección y confinamiento espacial.

El Khazneh tiene una altura de 40 metros. Su fachada es cautivadora y no ha sufrido el desgaste de los elementos debido a la protección y confinamiento espacial.

El interior del Tesoro es solamente una sala cuadrada sin adornos. Las escenas finales de Indiana Jones y la última cruzada se filmaron aquí.

El interior del Tesoro es solamente una sala cuadrada sin adornos. Las escenas finales de Indiana Jones y la última cruzada se filmaron aquí.

Pasado el Khazneh, nos encontraremos rodeados por cientos de cuevas, templos elevados, estructuras labradas, tumbas reales, un teatro romano para 7000 espectadores, casas grandes y pequeñas, cámaras funerarias, depósitos y conductos de agua, baños, escaleras monumentales, salas de culto, mercados, puertas con arcos, edificios públicos y calles pavimentadas que reflejan la grandiosidad de la capital en ruinas de los nabateos.

La conocida como Pared Real. La pared de Yebel Khubtha alberga tumbas impresionantes conocidas como tumbas reales, aunque nadie sabe quienes fueron los reyes.

La conocida como Pared Real. La pared de Yebel Khubtha alberga tumbas impresionantes conocidas como tumbas reales, aunque nadie sabe quienes fueron los reyes.

Las tumbas reales. la tumba de la urna, la tumba corintia, la tumba de palacio...  Alguna de ellas fue utilizada como iglesia en la época bizantina.

Las tumbas reales. la tumba de la urna, la tumba corintia, la tumba de palacio... Alguna de ellas fue utilizada como iglesia en la época bizantina.

LaTumba de la Urna. Con una terraza abierta construida sobre una doble capa de bóvedas, es impresionante la precisión de la talla en la roca.

LaTumba de la Urna. Con una terraza abierta construida sobre una doble capa de bóvedas, es impresionante la precisión de la talla en la roca.

Mucho antes de que los nabateos llegasen a estas tierras, aproximadamente 8000 años a. de C., se desarrollaron en esta zona aldeas de la Edad de Piedra, situadas al norte de Petra en las actuales excavaciones de Beidha y Basta. Estas serían unas de las más antiguas comunidades agrícolas de Oriente Medio.

Entre este periodo y la Edad del Hierro (1200 a. de C.), la zona sería hogar de los edomitas bíblicos.

Los nabateos eran una tribu nómada del Oeste de Arabia que se instaló en la zona sobre el siglo VI a. de C. y se enriquecieron, primero asaltando y después cobrando peaje a las caravanas, para garantizarles el paso seguro por la zona bajo su control.

Los actuales nabateos que cuidan de su capital tienen ascendencia palestina en más del 60%. Huyeron a Jordania tras las guerras que desintegraron su patria. Sueñan con el retorno de una Palestina independiente.

Los actuales nabateos que cuidan de su capital tienen ascendencia palestina en más del 60%. Huyeron a Jordania tras las guerras que desintegraron su patria. Sueñan con el retorno de una Palestina independiente.

Situada en medio de acantilados rocosos, rocas y piedras se ven por todas partes.

Situada en medio de acantilados rocosos, rocas y piedras se ven por todas partes.

El lugar está compuesto de arenisca, una roca detrítica formada a partir de la agregación y cementación o diagénesis de los granos de arena. Es, por lo tanto, una roca coherente y dura.

El lugar está compuesto de arenisca, una roca detrítica formada a partir de la agregación y cementación o diagénesis de los granos de arena. Es, por lo tanto, una roca coherente y dura.

La arenisca dorada y roja embellece las columnas y los nichos greco- romanos de las salas interiores de Petra.

La arenisca dorada y roja embellece las columnas y los nichos greco - romanos de las salas interiores de Petra.

El monarca seléucido Antígono, que había subido al poder en Babilonia cuando el impero de Alejandro Magno fue dividido, cabalgó contra los nabateos en el 312 a. de C. para ser repelido definitivamente tras varias batallas. Fue entonces cuando Petra se convirtió en la sofisticada capital de un floreciente imperio que se extendería hasta Siria.

El emperador romano Pompeyo, después de conquistar Siria y Palestina en el 63 a. de C., intentó ejercer un control sobre el territorio nabateo, pero el rey Aretas III pudo comprar a las tropas romanas y permanecer independiente. No obstante, Roma ejerció una influencia cultural y los edificios y las monedas de la época reflejan el estilo greco-romano.

En dirección sur en la ciudad, el número de nichos y de tumbas se incrementa, convirtiéndose virtualmente en un cementerio en la roca.

En dirección sur en la ciudad, el número de nichos y de tumbas se incrementa, convirtiéndose virtualmente en un cementerio en la roca.

Las columnas talladas en la roca y el color de la arenisca y el hierro, dan una impresión fantasmagórica de alguno de los edificios.

Las columnas talladas en la roca y el color de la arenisca y el hierro, dan una impresión fantasmagórica de alguno de los edificios.

Muchas de estas cuevas estuvieron habitadas por beduinos hasta los años 80, cuando fueron trasladados a un "pueblo nuevo" en el norte.

Muchas de estas cuevas estuvieron habitadas por beduinos hasta los años 80, cuando fueron trasladados a un "pueblo nuevo" en el norte.

Los nabateos serían atacados en varias ocasiones por Herodes el Grande, aliado de los romanos. Finalmente en el año 106 d. de C., los romanos tomarían la ciudad y realizarían las transformaciones habituales de calles con columnas, baños, y restantes edificios necesarios para el moderno estilo de vida romano.

Con la ascensión de Palmira en el norte y la apertura de rutas comerciales marítimas, la importancia de Petra empezó a declinar. Durante la era cristiana se instalaría un obispado en Petra y algunos edificios serían reformados para usos cristianos. Cuando llegó la invasión musulmana en el siglo VII, Petra había pasado a la oscuridad y la única actividad en los siguientes 500 años fue cuando los cruzados se instalaron allí brevemente en el siglo XII y construyeron un fuerte.

El Deir o El Monasterio. La subida a este monumento es larga y empinada, pero merece la pena. mucho más grande que el Khazneh y de diseño similar.

El Deir o El Monasterio. La subida a este monumento es larga y empinada, pero merece la pena. Mucho más grande que el Khazneh y de diseño similar.

Construido en el siglo III a. de C. Unas cruces talladas en las paredes interiores sugieren su utilización como iglesia.

Construido en el siglo III a. de C. Unas cruces talladas en las paredes interiores sugieren su utilización como iglesia.

A la izquierda de la fachada, a través de una pequeña abertura en la roca, hay una tosca escalera que lleva hasta el borde de la urna que hay arriba.

A la izquierda de la fachada, a través de una pequeña abertura en la roca, hay una tosca escalera que lleva hasta el borde de la urna que hay arriba.

Frente al monasterio, hay un mirador colocado estratégicamente, desde donde se ve el pueblo de Wadi Musa.

Frente al monasterio, hay un mirador colocado estratégicamente, desde donde se ve el pueblo de Wadi Musa.

Desde entonces hasta principios del siglo XIX, Petra fue una ciudad olvidada conocida solamente por los habitantes beduinos locales que usaron muchas de sus cuevas para instalar su hogar.

En 1812, un joven explotador suizo, convertido al islamismo, Johann Ludwig Burckhardt, en ruta de Damasco al Cairo, oyó hablar a los lugareños sobre unas fantásticas ruinas escondidas en las montañas del Wadi Musa.

Tras visitarlas mediante una estratagema que no despertara sospechas entre los locales, informaría al mundo exterior de la existencia de unas ruinas en las montañas que muy bien pudieran ser las de la ciudad rosada de Petra, ciudad nabatea tan antigua como el tiempo.

Ascendiendo hacia el Altar Mayor del Sacrificio se suda bastante, pero el esfuerzo se ve recompensado por las espectaculares vistas.

Ascendiendo hacia el Altar Mayor del Sacrificio se suda bastante, pero el esfuerzo se ve recompensado por las espectaculares vistas.

Hábilmente situadas en la ascensión, las familias beduinas venden agua, Pepsi y monedas "antiguas".

Hábilmente situadas en la ascensión, las familias beduinas venden agua, Pepsi y monedas "antiguas".

El camino en ocasiones es difícil. No está hecho para los débiles ni para los que sufren de vértigo.

El camino en ocasiones es difícil. No está hecho para los débiles ni para los que sufren de vértigo.

Fuentes documentales utilizadas:

Jordania y Siria. H. Finlay y D. Simonis. Ed. Kairós.
Documentación del reino de Jordania publicada por su oficina turística.
The Complete Collection of David Roberts Lithographs of Petra. 1839
Fotografías JAO 1996.


Permalink 3 comentarios

Harry Clarke. Tinta y vidrieras.

18 abril 2010 at 22:00 (Ilustración, Literatura, Pintura, Poesía, Relatos)

Harry Clarke nació en Dublín en 1889.  Su padre era un artesano que producía, entre otros objetos, vidrieras. Con 16 años, Harry aprendió este arte en el taller de su padre mientras asistía también a la Escuela Metropolitana de Arte de Dublín.

A los veinte años ya estaba trabajando en los aspectos más creativos y críticos del proceso de la elaboración de vidrieras, siendo galardonado con una beca en vitrales y recibiendo clases diarias de A.E. Child. Su creatividad sería reconocida en 1910 con la medalla de oro en el concurso de vidrieras organizado por la Junta de Educación Nacional de la Competencia. La obra premiada fue “The Consecration of St. Mel, Bishop of Longford, by St. Patrick”.  Ganaría la medalla de oro de vitrales en este concurso nacional en otras tres ocasiones.

Se instaló posteriormente en Londres, donde comenzaría su carrera como ilustrador con dos trabajos que nunca serían publicados: The Rape of the Lock y Rime of the Ancient Mariner.  En el primer trabajo utilizó técnicas muy semejantes a las utilizadas por Beardsley, que también había ilustrado el poema hacía veinte años escasos, por lo que las comparaciones fueron inevitales. El segundo trabajo tenía una mayor madurez y mostraba una densidad en la textura y el diseño que se convertirían en  la marca particular de Clarke.

En 1913 visitó a los editores londinenses buscando trabajo y fue rechazado por más de diez editoriales hasta que George Harrap, viendo la genialidad de su trabajo, lo contrató para ilustrar una edición de los cuentos de hadas de Andersen, tanto en la edición de lujo como en la edición más comercial. Este trabajo le ocupó varios años y finalmente fue publicado en 1916.

Para entonces, Harry ya estaba trabajando en la planificación de los Cuentos de Misterio e Imaginación de Edgar Allan Poe que sería publicado en 1919 resultando ser un éxito de crítica y un considerable récord de ventas.  Esta obra se reeditaría en numerosas ocasiones destacando la edición ampliada de 1923 que incluía ocho láminas de color nuevas.  Estas láminas de color añadidas, evidenciaban las fuertes influencias de su trabajo en las vidrieras.

Pero fueron las imágenes en blanco y negro las que hicieron de estos cuentos de Poe un éxito. Aunque su trabajo sigue siendo a menudo comparado con el de Beardsley, las imágenes de Clark, basadas en líneas blancas y patrones sobre un fondo negro, son más inquietantes.

Seguirían otros libros ilustrados como The Year’s at the Spring, Fairy Tales de Perrault, Faust, y Selected Poems de Algernon Charles Swinburne en los que Harry utilizará tanto la pluma y la tinta como la aguada y el color.

El Fausto estaba cargado de un  arte oscuro y grotesco que, de acuerdo con algunos críticos, se anticipa a las fantasías psicodélicas, inducidas por las drogas, de la década de los 60.  La obra tuvo poco éxito de crítica en 1925, pero Clarke lo consideraba su mejor libro.

En los trabajos de ilustración de Clarke se evidenciaba su pasión laica, cosa que no podía desarrollar en sus trabajos en vidrieras, principalmente destinadas a lugares de culto como capillas o monumentos de guerra.  Su estudio llegó a diseñar  y a hacer a mano, más de 130 vidrieras que se pueden disfrutar en diferentes lugares de las islas británicas,  Europa, Australia y África.

Trabajó a un ritmo febril durante los últimos años de su vida, tanto en el taller de vidrieras como en la ilustración de libros, pero la mala salud lo atormentó durante estos años. Murió de tuberculosis a principios de 1931, mientras intentaba recuperarse de sus esfuerzos en Suiza.

Enlaces interesantes sobre la obra de Harry Clarke:

Permalink 3 comentarios

De brujas, hogueras y cenizas

14 marzo 2010 at 22:00 (Erotismo, Historias para no dormir, Literatura, Memorias del Otto, Novela, Poesía, Relatos, Relatos de JAO, Relatos de JAO)

In my craft or sullen art
Exercised in the still night
When only the moon rages
And the lovers lie abed
With all their griefs in their arms,
I labour by singing light
Not for ambition or bread
Or the strut and trade of charms
On the ivory stages
But for the common wages
Of their most secret heart

Not for the proud man apart
From the raging moon I write
On these spindrift pages
Nor for the towering dead
With their nightingales and psalms
But for the lovers, their arms
Round the griefs of the ages,
Who pay no praise or wages
Nor heed my craft or art.

*(En mi oficio u hosco arte / ejercido en la noche en calma / cuando sólo rabia la luna / y los amantes descansan / con sus penas en los brazos, / trabajo a la luz cantora / no por ambición ni pan / lucimiento o simpatías / en  los escenarios de marfil / sino por el común salario / de su recóndito corazón.

No para los soberbios aparte / de la rabiosa luna escribo / en estas páginas rociadas / por las espumas del mar / ni para los encumbrados muertos / con sus ruiseñores y salmos /  sino para los amantes, sus brazos /  abarcando las penas de los siglos,  / que no elogian ni pagan ni / hacen caso de mi oficio o arte. )*

Tras leer este poema de Dylan Thomas, Larry miró a la ciudad dormida por el ventanal del salón, mientras apuraba las últimas caladas de aquel cigarro enorme.

Entrecerrando los ojos, rodeado por el espeso humo que se duplicaba en el cristal, le pareció ver a lo lejos, en el cielo, entrecortándose sobre la luna, a Guillemette Babin, blanca y desnuda, sobre el lomo de un imponente macho cabrío negro. Se asía a sus crines con firmeza, curvando su cuerpo hacia atrás, gimiendo mientras se balanceaba sobre aquel cabrón volador.  Otros engendros de la naturaleza la seguían, piedras voladoras con extraños signos grabados a cincel, enrojecidos tizones sin gravedad escapados de una gigantesca chimenea, tiburones del aire que enseñaban los dientes mientras navegaban aleteando en el aire de la noche, enormes escobas y escobones entretejidos con ramas de parra seca, atados a un palo pulido y encerado. Todos estos ligeros seres y artefactos llevaban pasajeras, bellas jóvenes que levantaban los brazos deleitándose con el frescor del aire de la noche o viejas más cuidadosas, que se aferraban a los animales o a las cosas con temor de perder el equilibrio y caer al vacío. Mientras volaban se embadurnaban el cuerpo con ungüentos e intercambiaban bebedizos entre ellas, riendo y sollozando de placer.


Larry veía en las oscuras sombras de la luna primero y en la campiña distante después, una enorme fogata donde reposaba un caldero humeante en peligroso equilibrio. Veía como las mujeres voladoras iban llegando a aquella fiesta, donde extraños animales peludos, lobos, carneros, dragones y cerdos ya bailaban alrededor de aquella pira, dando saltos imposibles unos, aleteando alegres otros. Guillemette y sus compañeras se incorporaron al círculo festivo y con sus pieles desnudas enrojecidas por la luminosidad del fuego no tardaron en contorsionarse alzando los brazos mientras pisaban las brasas sin que las espantase el dolor, más bien todo lo contrario, aquellos restos incandescentes repartidos por la tierra parecían copular con ellas a juzgar por los resultados del  contacto con su piel, los susurros y los gemidos que emitían, sus gritos de obsceno placer.

Le pareció escuchar en ese momento el llanto de un niño, que explotó justo cuando comenzaba a salir un humo negruzco muy denso de la hoguera.

El ruido de un reactor atravesando la noche le hizo abrir sus ojos. Las luces de la ciudad se desparramaban por su campo visual, se apagaban y encendían, corrían o se paraban, brillaban en los grandes bulevares o se oscurecían en los fríos callejones. El cigarro se había apagado en sus labios, así que lo aplastó en el cenicero de la mesa y se sentó en el sofá para descansar del ajetreado día de trabajo en la oficina. No tardó en adormecerse y en tener una ligera pesadilla que fue llevándole a las profundidades del sueño, a la oscuridad de una húmeda mazmorra.

El hierro candente rasgó el cuerpo de Guillemette desprendiendo vapor con un nauseabundo olor a carne churrascada. Sus gemidos se perdían en las profundidades de aquella prisión, pero no llegaban al corazón de la tierra ni despertaban al señor del abismo. El demonólogo Jean Bodin azuzaba con sus preguntas a aquella bella hembra desnuda que se retorcía de dolor en el potro.

La denuncia anónima había sido depositada por un alma bondadosa en la caja negra de la catedral. Había que lograr discernir como una mujer bella e inteligente como Guillemette se había dejado seducir por el maligno, qué crímenes perversos había cometido en los aquelarres, qué otras cómplices tenía en sus negras fechorías.


El silencio de la mujer y el que no existiera la marca del diablo en su bello cuerpo, confirmaban que era una fiel seguidora del averno, ya que era bien sabido que el demonio solo marcaba a los acólitos de los que no estaba muy seguro, pero nunca marcaba a los que eran de su máxima confianza que ocupaban lugares privilegiados en su reino. No cabía duda, su crimen era abominable contra Dios y como tal había de ser castigado con la pena de muerte, sin posibilidad de conmuta por ninguna autoridad de los hombres.

Aquella mañana era nublada y el frío estremecía a más de un espectador en la plaza mayor. Guillemette fue conducida al centro cubierta con un manto. Cuando la subieron a lo alto de la pira, la despojaron de aquel abrigo dejando su cuerpo desnudo a la vista del público. La ataron con unas cadenas al poste y prendieron fuego a los enormes haces de leña bajo sus pies. Algunos curas rezaban letanías y consolaban al populacho ignorante que veía mientras, lujurioso, como se consumía la belleza de aquella bruja. Aquel crepitar de llamas y el humo que desprendían con ese olor a carne quemada, subieron a la garganta de Larry desde lo profundo de su estómago. Se removió en el sofá para adoptar otra postura menos agobiante.

A la mañana siguiente, Alma, la criada indonesia de Larry, se asustó con el fuerte olor a quemado que encontró al entrar en la casa y llamó a la policía. No había ningún rastro de Larry allí, y tras unas semanas de búsqueda lo dieron por desaparecido en misteriosas circunstancias. En el informe de registro del forense, se hacía mención a la gran cantidad de cenizas que se hallaron sobre el sofá del salón y que resultaron ser de sarmiento. Nadie se explicaba cómo pudieron llegar allí y si su combustión, imposible sin haber provocado un incendio en la casa y en el edificio, fue la causa de aquel penetrante olor a quemado que parecía salir de las mismas entrañas de la tierra.


Referencias:

PoemaIn my craft or sullen artde Dylan Thomas.

Grabados de Bernard Zuber para el libro del novelista francés Maurice Garçon: La vida execrable de Guillemette Babin, bruja, publicado en 1926.


Demonomanie des Sorciers (Of the Demonomania of Witches), del francés Jean Bodin.


Película francesa de Guillaume Radot, del año 1947: Le destin exécrable de Guillemette Babin.


Permalink 5 comentarios

Instantáneas poéticas por Julia Margaret Cameron.

27 noviembre 2009 at 22:00 (Fotos, Historia, Literatura, Mitología, Pintura, Poesía) (, , )

Los pintores, poetas y críticos que en 1848 formaron en Inglaterra la Hermandad Prerrafaelita (Pre-Raphaelite Brotherhood)  influyeron de forma notable en la pintura inglesa hasta bien entrado el siglo XX.

Estos artistas pretendían desarrollar los lazos entre la poesía romántica y el arte. Para ello rompieron con el aburrido academicismo imperante y se propusieron evocar a los pintores antiguos del Renacimiento.

Muchos de estos artistas veían con cierta desconfianza una nueva forma, que se estaba perfeccionando en aquella época, de plasmar la realidad y la autenticidad del momento y de la naturaleza en un lienzo.  En este caso el lienzo consistía en una placa, un soporte metálico o un negativo, y la nueva forma de representar la realidad se llamaba fotografía.

Una de las más importantes figuras en la historia de esta nueva forma de representar la realidad mediante la fotografía es Julia Margaret Cameron (1815-1879), fotógrafa pionera y muy influenciada por el estilo pictórico prerrafaelita.

Desde que cayera en sus manos su primera cámara a la edad de 48 años, abrazó el arte fotográfico con una pasión que rallaba en la obsesión. Tras realizar sus primeras fotografías, escribió a su amigo Sir John Herschel confesándole sus ambiciones artísticas que pretendían ennoblecer la Fotografía y elevarla a la categoría de arte, utilizando para ello una combinación de lo real y lo ideal, representando principalmente La Verdad y haciendo de esta forma de expresión un puente para enlazar con la poesía y la belleza.

Se esforzó por expresar ideales bíblicos y literarios como la inocencia, la sabiduría, la piedad, o la pasión y para ello retrató idealizados y disfrazados a familiares y amigos. En sus retratos buscaba una expresión poética que servía finalmente para crear personajes y sensaciones.

Deseaba mostrar el alma de sus personajes y si para ello era necesario sacarlos fuera de foco o se requería romper con el realismo fotográfico y acercarse a las imágenes pictóricas, así lo hacía.

Mientras ella y su familia vivían en Inglaterra, fue influenciada por muchas personas de gran renombre en el mundo del arte y la literatura, como Lloyd Alfred Tennyson, William Holman Hunt, Dante Rossetti, Henry Taylor y otros. Entre sus mentores, muchas veces convertidos también en modelos, podemos encontrar también a grandes personajes de la Inglaterra Victoriana como el propio Tennyson, Herschel, Darwin, Ruskin, Carlyle.

Al observar las fotografías de Cameron, que se basan en poemas y leyendas (como las que tratan sobre el mito artúrico), uno puede comprobar la conexión con el arte prerrafaelita tanto en el estilo como en sus temáticas. La fotógrafa se expresaba con su obra como un verdadero prerrafaelista, con una obsesión por recrear sólo fotografías veraces sobre la base de sus propias interpretaciones.

Son muy destacables sus series fotográficas ilustrando el libro de poemas de su buen amigo Alfred Lloyd Tennyson, Idylls of the King, sobre la corte del rey Arturo y sus caballeros, su casamiento con la reina Ginebra y su aventura con Lancelot, Merlín y Nimue, temas que serían profusamente tratados también por los prerrafaelitas.

Fue más admirada por pintores y artistas que por fotógrafos, ya que éstos consideraban que su calidad era menor dado que no aprovechaba ventajas técnicas de la cámara como la nitidez.  Ella daba más importancia a la estética que a la técnica.

En los siguientes enlaces se pueden encontrar muchos datos acerca de la vida y la obra y muchas de las fotografías de esta gran pionera y artista: Julia Margaret Cameron.

Julia Margaret Cameron en el Museo Getty.

Una lista de todos los museos y galerías de arte con obras de Julia Margaret Cameron.

Una biografía de la artista y algunas imágenes que no se muestran aquí.

The home of the celebrated Victorian photographer Julia Margaret Cameron.

George Eastman House- Julia Margaret Cameron.

National Gallery of Victoria on Russell. Melbourne.

Science & Society Picture Library. Julia Margaret Cameron

 

Permalink 8 comentarios

Next page »